20.10.08

Problemas de la Cienciolatría

Uno de los comentarios que continúo recibiendo por parte de la audiencia atea, es que la ciencia es el método superior y hasta suficiente ante cualquier cuestión en la búsqueda del conocimiento. En sus ojos, la ciencia provee la suficiente certeza de los hechos que describen nuestra realidad. Muchos autores hemos blasfemado este ídolo, afirmando directamente y sin rodeos que la ciencia simplemente es incapaz de producir verdades. Por atrevernos a decir esto, nos vienen encima todo tipo de maldiciones desde la comunidad atea. Según ellos, nosotros somos los estúpidos retrógradas cavernícolas a quienes no nos interesa el avance del conocimiento humano.

¿Cierto?

Vía Boing Boing llego a un artículo en scienceblogs.com, en donde se hacen admisiones que francamente se asemejan o por lo menos abren paso a nuestra afirmación, y a la vez colocan en vergüenza las aserciones dogmáticas de nuestros amigos ateos.

En el artículo, el autor critica a un educador científico, quien se lamenta de que la mayoría de los estudiantes de ciencia no están equipados para conocer las diferencias entre la ciencia y la pseudo-ciencia. El autor crítico, a su vez, responde que es un error asumir que existan definiciones finales de qué son las "teorías", "hechos reales", "leyes", "tesis" e "hipótesis", ya que estos términos aún son calurosamente debatidos hoy día. Por tanto, el pretender distinguir entre las ciencias y las pseudo-ciencias es mucho más difícil (por no decir "imposible") de lo que el educador asume en su escrito. Pueden leer el artículo aquí.

Entonces yo pregunto, si la comunidad científica aún no ha determinado de forma unánime lo que significa que algo sea un "hecho real", ¿cómo es que un ateo puede decirme que la ciencia es la única fuente para lograr el conocimiento de verdades?

¿No será que el "conocimiento" al cual se refieren, no es un conocimiento necesariamente verdadero y real?

Y si es así, ¿no es esto una admisión implícita de que no podemos saber si el conocimiento producido por la ciencia corresponde a un hecho real o no?

A&R

8 comments:

Pete...! said...

Creo que la reticencia contra la ciencia que usted tiene provendrá de su particular manera de observarla, y en otro porcentaje equiparable, de la aversión que le causa ser atacado por los ateos al afirmarse como creyente.

La ciencia, desprovista de filiaciones partidistas y desarraigada de cualquier credencialización religiosa o no-religiosa, es el más honesto y humilde de los esfuerzos humanos por conocer el mundo y llegar a una certeza acerca del universo y el sentido que deseemos darle a nuestra existencia. Y esto no porque pueda darnos respuestas a todo (hasta el momento), sino porque las respuestas obtenidas por la matemática, la biología, la astronomía, la química, la física, etc. son las únicas respuestas que el universo nos ofrece objetivamente y con base en evidencia.

Me parece respetable quien crea en dios o no crea, pero a tal caso considero más humilde también la posición de un deísta o de un teísta agnóstico: o a dios se le conoce mediante el conocimiento del universo que "ha creado" (claro que para mi gusto tendríamos que demostrar que lo creó y cómo lo creó) o definitivamente no se le puede conocer.

Ya cuando intentamos hacer afirmaciones que tienen que ver mucho con la imaginación y los "misterios divinos" desde mi perspectiva caemos en supercherías y, ahí sí, la auto-idolatría tribal de creyentes fundamentalistas, dogmáticos y, por qué no decirlo, algunos círculos de materialistas ateos.

Espero que no sea usted de los creyentes que realmente piensan que se puede viajar dentro de una ballena, o que un diluvio universal arrasó con toda la vida en la tierra (ignorando cómo funciona el proceso de lluvia) o que 1 es igual a 3 (según la teología de la iglesia romana).

¿La ciencia no es la única fuente para lograr el conocimiento de verdades? Entonces cuál sería otra fuente de conocimiento, ¿el estudio de un ser pluripotente al cual no se le puede medir, experimentar, comprender ni pensar, como decía San Anselmo? No sólo eso sino del cual no existe ni una sola evidencia concreta, únicamente "misterios" provenientes de nuestra incapacidad por conocerlo todo, lo que teólogos serios llaman con no mucho orgullo como "el dios de las brechas".

¿No será que el "conocimiento" al cual se refieren, no es un conocimiento necesariamente verdadero y real?

Creo que el "conocimiento" es la certeza experimentada con evidencia, puntualidad, verificabilidad y predictibilidad que tenemos acerca de algo, por lo cual sabemos que es verdad. ¿No cree que sin esto no sería entonces ni real ni verdadero? Aún así, un científico serio JAMÁS sale a la calle exigiendo que crean sus descubrimientos a condena de quien no lo hiciese, sufrirá castigos eternos. Y aún cuando ha descubierto evidencia que demuestra una verdad de la física, biología o matemática, está dispuesto a ser interrogado, cuestionado y refutado por los demás, cosa que no sucede con algunos amigos reliosos. Personalmente prefiero a un científico a que a una "autoridad religiosa incuestionable".

Que tenga buen día.

diego said...

Tampoco se ha logrado responder cual es la definicion de ciencia.Sabes deberia encontrar una manera simple de explicar la existencia de Dios.

diego said...

Mira lo que encontre navegando pòr la red...

Reflexion:El barbero.

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba, y como es costumbre entablo una amena conversación con la persona que le atendía.

Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios, el barbero dijo:
Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.

Pero, ¿porque dice usted eso? pregunto el cliente.

Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, acaso si Dios existiera, habrían tantos enfermos, habría niños abandonados, si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad, yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedo pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión.

El barbero termino su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería cuando vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacia mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado. Entonces entro de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.

¿Sabe una cosa? los barberos no existen.

¿Cómo que no existen? pregunto el barbero. Si aquí estoy yo y soy barbero.

¡No! Dijo el cliente, no existen porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle.

Ah, los barberos si existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí.

¡Exacto! Dijo el cliente Ese es el punto, Dios si existe lo que pasa es que las personas no van hacia él y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

Autor: Desconocido

Bendiciones,que mi Padre te prospere.

Alexander Rodríguez said...

Pete.

Muy fuertemente criticas el dogmatismo, mas emites ideas como esta:

"las respuestas obtenidas por la matemática, la biología, la astronomía, la química, la física, etc. son las únicas respuestas que el universo nos ofrece objetivamente y con base en evidencia."

¿Cómo sabes esto? Es decir, para poder sustentar una exclusión así, deberías poder demostrarlo. ¿Dónde está esa demostración?

Responder que es necesariamente cierta hasta que se pruebe lo contrario va en oposición al método presentado hasta ahora por los ateos, quienes dicen que es inválido afirmar que Dios es, por imposibilidad de lo contrario. Si nos toca esa demanda, pues les tocará a ustedes también, ¿no?

Entonces si no se puede demostrar tu afirmación, deberá ser tomada como dogmática, según su propio campo. Y según ustedes, si es dogmático, no tiene que ser necesariamente verdadera, y ahí el punto del escrito. La ciencia no puede producir conceptos necesariamente verdaderos, sino sólo aceptados, útiles, o satisfactorios según un criterio aleatorio o subjetivo.

Espero que no sea usted uno de esos ateos que cree que lo único verdadero es aquello que puede ser demostrado, y que lo único demostrable es aquello que es verdadero.

Saludos,

A&R

Alexander Rodríguez said...

Diego, muy bonita historia... El único problemita es que también podemos usarla para afirmar la existencia de sirenas, dragones, peces de cinco cabezas con una ponzoña en cada una, y duendes que viven al final del arcoiris.

A&R

Pete...! said...

Perdón, no le he podido dar seguimiento a sus respuestas, pero ahora lo hago.

Le recuerdo que un dogma es un pronunciamiento definido como cierto e innegable, que por lo tanto no se puede contradecir. En el caso de las religiones la contradicción del dogma constituye una falta grave castigada eternamente.

Cuando un científico ha descubierto un suceso invariable, predecible, detectable y verificable, tal conocimiento conduce a una certeza que será tomada por verdad para los fines que a los humanos convienen: la vacuna contra la influenza, tecnología para construir computadores, un nuevo proceso de impresión, etc.

La ciencia no tiene infalibles: responde humildemente a la inquietud humana por conocer el mundo y sus conclusiones no son obligatorias para nadie, pero sí determinan las condiciones de vida que tendremos. A la casa de usted, por ejemplo, jamás ha ido un científico a convencerlo de la teoría de cuerdas, amenazándolo de sufrimientos eternos si no le da crédito.

Además, hay varios estatus en la ciencia: H2O es una verdad comprobada que nos revela la composición del agua; la Teoría de Cuerdas citada antes es sólo eso, una teoría. La ciencia admite su condicion de concepto en proceso, no de una disciplina finalizada. Inclusive mi aseveración, a la cual usted se refiere en mi primer intervención, es debatible tal cual, pero ese debate generaría el desarrollo de algún concepto.

Caso muy contrario sucede con las religiones y sus dogmas. Usted dice muy campantemente:

"Espero que no sea usted uno de esos ateos que cree que lo único verdadero es aquello que puede ser demostrado, y que lo único demostrable es aquello que es verdadero."

Supongo lo quiere llevar al terreno tan común de "ausencia de pruebas no es prueba de ausencia". Nada más no vaya a caer en la tentación de usar mal ésa idea de Carl Sagan.

No descubriríamos el universo sin establecer sistemas lógicos que nos permitieran deducir cómo funcionan los supuestos acontecimientos, para luego comprobarlos o rechazarlos una vez que se llegó a verificar tal sistema, empatándolo con lo que sucede actualmente en el objeto estudiado. Por eso es que ningún científico va a su casa a obligarlo, amenazarlo o coaccionarlo a que crea, ni aún cuando tal verdad ha sido comprobada irrefutablemente. Usted puede seguir creyendo que el cosmos gira alrededor de la tierra, si eso desea.

A mí no me preocupa que la gente crea en dios o no, pero encuentro mucho más adecuada la postura de un teísta agnóstico o un deísta (se lo he dicho) a la de un predicador que va promoviendo axiomas teniendo como base de su sistema lógico un libro sagradamente contradictorio o las fantasías de un "profeta", y luego volviendo a sus adheridos unos arrogantes que creen que tienen la verdad absoluta, capaces por esa "verdad" de inmolarse o llegar a la violencia contra quienes los contradicen. Porque cualquier profeta tiene las mismas cualidades perceptivas que el resto de los humanos. ¿Y qué si dios quiere que los ateos se salven primero? Usted quien es, simple mortal, para contradecirlo. O acaso osará decir que dios no puede hacer eso.

Espero que comprenda las diferencias entre una teoría, una verdad objetiva y concreta, y la pronunciación de un dogma. Éste último es sólo una expresión de la pretensión arraigada del petulante que se cree dueño de la verdad.

Buen día.

Alexander Rodríguez said...

Bien, en lo que estamos de acuerdo, es que la ciencia es conveniente y útil, y que además no es infalible. En eso nunca estaremos en desacuerdo, y si coloca sus prejuicios a un lado, notará que usted también está en desacuerdo con lo que afirman los ateos a quienes específicamente critico.

Yo tampoco he ido a su casa a obligarle a creer en lo que yo creo. A mí me da igual que crea que la ciencia emita verdades absolutas o no, que crea en Dios o no, eso es su problema. Soy aniquilacionista, o sea que lo de la tortura consciente eterna tampoco se lo diré.

Si usted a mí me reúne en el mismo grupo de los locos que le quieren obligar, entonces yo también tengo derecho de reunirle a usted en el grupo de ateos fundamentalistas, quienes me dicen que soy un loco fanático por no creer en los asumidos ateos como axiomas.

Mejor le sugiero que pongamos los ad hominem a un lado, que de nada sirven...

Y no me refería a Sagan, citaba a Gödel, o por lo menos la consecuencia de sus teoremas de incompletitud.

Tenga un día mejor.

A&R

Pablo Andres Müller Parrao said...

Creo que lo injusto en estos temas es que los ateos con la sola mención de la palabra "ciencia" se creen dueña de ella y sobre todo piensan que lo suyo es la verdad. En realidad la "ciencia" es algo más grande, para nada sólido, de lo que ellos se imaginan.
Se olvidan que ellos se fundamentan en un dato pseudo-científico al creer que la afirmación de que "Dios no existe" es un hecho comprobado por medios científicos y no es así.
También se olvidan que la ciencia es un desarrollo, no es algo estático. Y existen muchos ejemplos de cómo a lo largo de la historia se han tergiversado y manipulado datos para dar por cierto determinadas investigaciones, sobre todo cuando hay que ganar el apoyo económico.
Y en muchos casos decir que una verdad es científica, equivale a un acto de fé ya que nunca y muchas veces es imposible por los costos, reproducir los experimentos y confirmar las teorías. Y la verdadera ciencia se hace comparando, repitiendo los experimentos, confirmando o negando los datos. Y la especialización que se da en su interior también evidencia que los expertos son sólo sabios en la pequeña parte que les compete, pero absolutamente ignorantes de todo lo demás.
Tampoco consideran si tal o cual teoría proviene de alguna escuela especial que tiene su contraparartida en otro lado.
Esto da mucho para hablar, pero una cosa es segura. En el idioma vulgar, decir que algo es científico evidencia la más absoluta ignorancia de lo que es ciencia.
Por último recomiendo las lecturas de Popper y Khun, para comprender un poquito más sobre este tema. Y el estudio de la epistemología aclara muchas cosas.