16.5.07

El Inevitable Resultado del Debate Aquel . . .

Hace unas semanas, anuncié que se llevaría a cabo un "debate" en vivo por la cadena ABC. En mi anuncio, dije lo siguiente:


Este próximo sábado, dos Cristianos reconocidos están a punto de avergonzarse a ellos y a todos los demás creyentes en la televisión nacional (en los EEUU), fingiendo que están haciendo apologética, cuando lo que en verdad hacen es conceder el debate a un grupito de ateos adolescentes.

(Las razones por las que dije esto son muy importantes, pues también son las razones por las que podía estar seguro de lo que iba a ocurrir.)

Ayer por la tarde vi el debate completo gracias a que fueron colgados en Youtube (me luce que el usuario que los colocó es del mismo ministerio que fue a debatir). Lamento decir que mis predicciones no fueron equivocadas en lo más mínimo. Sólo observen el rostro de los hermanos, especialmente al final de esta porción.





Aquí vemos a los hermanos sin palabras y tratando de ocultar su vergüenza. ¿Por qué? La razón es sencilla: Porque para su sorpresa, su evidencialismo les jugó absolutamente en su contra.

Cuando los ateos les tenían acorralados, ahi fue cuando desesperadamente decidieron intentar defenderse presuposicionalmente. Cameron dijo (parafraseo), "nosotros creemos que el universo necesita una primera causa". Lamentablemente, ya para ese punto era muy tarde. Ya habían entrado al debate concediendo que las evidencias eran lo principal, y que las creencias no importaban hasta que no pudiesen ser evidenciadas de forma empírica. Los ateos sólo le pidieron evidencia empírica de su creencia, y por supuesto, toda su argumentación se vino abajo.

No es que los ateos en realidad hayan presentado objeciones sólidas. Su apelación a la tercera ley de la termodinámica sufre de serios problemas:

  1. Tampoco presentaron evidencia empírica que demuestre que sea aplicable a un tiempo antes de que el planeta existiese; esta evidencia supuestamente es requerida en el mundo ateo, y por tanto, queda expuesta como una creencia sin base.
  2. Su observación está carcomida por el problema de la inducción (inversa), lo cual les impide afirmar la aplicabilidad de esa ley como verdad absoluta.
  3. Como toda observación científica, sufre de la falacia de afirmar lo consecuente; "si el universo siempre existió, observaríamos que la materia es constante; observamos que la materia es constante, por tanto el universo siempre existió". Usando esta misma lógica, pudiera armar el siguiente argumento, por ejemplo: "Si en el 1975 explotó en Nueva York un bomba extraterrestre que provoca miopía a los recién nacidos, yo sería una de las víctimas; yo sufro de miopía; por tanto, es verdad que en el 1975 explotó una bomba extraterrestre en Nueva York que provoca miopía".
  4. Queda aún por probar (evidencial y empíricamente, según el requisito ateo) la relevancia que tiene la observación atea sobre el mundo para las demás personas. Quizás el ateo haya evolucionado como tal, mientras que el Cristiano por su lado evolucionó como creyente. El hecho de que los ateos se hayan presentado a debatir verdades está en conflicto con el resultado necesario de su propia cosmovisión. En el ateísmo, formalmente, no hay verdades, ya que lo inmaterial no puede existir; lo que percibimos como verdades no son más que resultados de mini-explosiones y reacciones neuronales y químicas en sus cerebros, lo cual seguramente ocurren de forma diferente en cada persona según como haya evolucionado. El ateo tiene demasiado qué probar antes de poder afirmar que razona, y que sus razonamientos deban ser tomados en cuenta.

Este estilo de destrucción total probablemente no era posible bajo la camisa de fuerza que estos Cristianos felizmente aceptaron colocarse. Por cierto, los hermanos también pasaron por deshonestos. Habían aceptado debatir sólo con pruebas científicas, pero en la apertura, Comfort hizo varias referencias Bíblicas.

Mi intención no es añadir a su vergüenza ni a la nuestra, sino educar y alertar a mis hermanos, y además alentarles como suelo hacerlo. Tengan confianza, sí podemos responder a los ataques contra nuestra fe, y podemos hacerlo apropiada y excelentemente, como nuestro Dios Altísimo lo merece, nada menos.

Gozo en Su reposo,

A&R

6 comments:

Anonymous said...

Felicitaciones.
Que bueno que hay gente como usted: equilibrada y abierta, que ha tenido la preocupacion de compartir con nosotros, muchos miles de creyentes, las terribles consecuencias de no entender lo que hablamos. Desde siempre y para siempre, tenemos mucho que aprender. El intelecto, no se opone a Cristo (aun cuando tampoco es forzosamente imprescindible)... en todo caso, nos oponemos quienes no sabemos usarlo.

Saludos,
Raúl Campomás

Alexander Rodríguez said...

Raúl,

Yo opino que el intelecto es imprescindible, pues es una ofrenda de alabanza que Dios mismo espera, Mat 22:37. Sin ella, la ofrenda estaría incompleta.

sigamos juntos defendiendo la fe una vez para siempre entregada a los santos, pero sin dejar de honrar a Quien lo merece. Gracias por su visita y su comentario.

A&R

Anonymous said...

Lo maravilloso de la apologética presuposicional es que puedes usar la lógica atea en contra suya.....

puedes decir:(parafraseando a Vincent Cheung) "usando tu razonamiento mientras no me muestres suficiente evidencia empírica(mostrandóme empíricamente por qué es "suficiente" y por que debe ser catalogado como"evidencia") yo también puedo afirmar que es siempre correcto creer en algo sin suficiente evidencia." ¿no? y no tengo evidencias para sustentar mi afirmación.

SALUDOS

ATTE: JhOn

Alexander Rodríguez said...

Claro Jhon . . . una vez les mostramos que su razonamiento no conduce a nada, y que a fin de cuentas no es tan "evidencial" como ellos se creen que es, si logran ser intelectualmente honestos (el verdadero obstáculo "moral" de todo este asunto) entonces podemos empezar a examinar qué en verdad se requiere para poder razonar.

A&R

Félix said...

¿Donde puedo conseguir una traducción al español del debate?

Alexander Rodríguez said...

Felix,

No existe tal traducción, y dudo que existirá, a menos que algún ateo se proponga a traducirlo.

Yo pienso que el material que allí fue expuesto, de ambas partes, es en gran manera falaz e innecesario, y por tanto falso. Para lo único que serviría es para mostrar a otros cómo no debatir.

A&R