9.9.08

Esclavo Bajo la Autoridad de Nadie

Eck: "¿Eres tú el único que sabe las cosas? Exceptuándote a ti, ¿está toda la iglesia en error?"

Lutero: "Mi respuesta es que una vez Dios incluso habló por medio de un asno. Le diré directamente lo que pienso. Soy teólogo Cristiano; y estoy atado, no sólo a aseverar, sino también a defender la verdad con mi sangre y mi muerte. Deseo creer libremente, y ser esclavo bajo la autoridad de nadie, sea concilio, universidad o papado. Confiadamente confesaré lo que creo ser la verdad, sea que haya sido afirmado por un Católico o un hereje, sea que haya sido aprobado o reprobado por un concilio."


- Va dedicado a todos los caza-herejes, a los que me acusan por mi convicción escatológica, y a los que me preguntan por qué decido creer en algo que la mayoría de la iglesia no cree.

Si usted se denomina protestante de alguna forma, usted irremediablemente está conmovido por un deseo de respetar lo que Dios ha dicho por sobre lo que el hombre piense. De lo contrario, usted va de regreso a Roma, y ni se ha dado cuenta.

A&R

9 comments:

Monja said...

Mano, pensaba aquello de que en su contexto se dijo "Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios".

No pocos césares se han arrogado lo que es de Dios, porque queda pendiente al menos en ese texto definir un límite preciso de lo que es del César y lo que es de Dios. De Dios es todo, diríamos. Pero el César no se conforma con lo suyo, quiere también lo que no es de él.

Pero no lo solucionamos tan fácil.

De un modo similar, al decir "respetar lo que Dios ha dicho por sobre lo que el hombre piense", me pregunto: ¿No hay demasiados humanos creyendo que Dios ha dicho algo sobre algo y que son sólo presunciones de que Dios lo ha dicho?

Se me dirá, sí, pero en este caso, tenemos lo límites bien definidos de lo que Dios ha dicho y lo que no. Pues bueno, yo no estoy tan segura, porque la revelación, como inspirada que es, siempre es deuteronómica, incluye en su acción del Espíritu la interpretación de lo revelado. Y esa acción deuteronómica -y su kerygma- es dinámica.
Y mientas estemos aprendiendo a interpretar la revelación, yo no sabría firmar con contundencia que aquello que he interpretado, pues efectivamente lo ha dicho Dios.Quizás por eso, en el ensayo hermenéutico se confunda que lo que uno expresa estar comprendiendo es palabra humana encima de la de Dios. Pero es no es así. Hay un espíritu en el creyente intérprete de las Escrituras que no autoriza a que un creyente des-intérprete lo acuse de violentar lo que Dios ha dicho, mientras no sepa lo que Dios ha dicho. Y dice.

Un modo de evitar eso, es ser literalista. Ahí no me salgo de los límites, claro, pero dudo en tener un acceso verdadero a la Palabra de Dios a partir de la lectura literalista.

Yo creo que muchos les gusta ese eslogan "respetar lo que Dios ha dicho por sobre lo que el hombre piense" Le echan loas. Suena capital. ¿quiçen va a ser el tonto que va a queer poner su pensamiento por encima del de Dios, siendo creyente?
Ahora bien, ¿qué es lo que ha dicho Dios?

No toda la Reforma protestante es una reforma acabada. Ni siquiera ha sido una revolución.

Es tan funesto ese eslogan "respetar lo que Dios ha dicho por sobre lo que el hombre piense" como los eslóganes de las iglesias emergentes que van a su aire.
Da pie a que los protestantes des-intérpretes crean que en verdad sus lecturas de lo que Dios ha dicho, es efectivamente lo que Dios ha dicho.

Un abrazo, Mano.

Alexander Rodríguez said...

Monja,

Yo entiendo perfectamente lo que dices... Sin embargo, yo aplico la idea a una situación bastante objetiva, y no es la pretensión de que una interpretación sea o no sea Palabra de Dios.

La situación con que nos topamos es que personas ya muy explícitamente colocan la tradición del hombre, lo que el hombre explícitamente ha dicho, por sobre toda cosa. La doctrina X es verdadera porque los credos así lo anuncian, y las Escrituras no pueden de ninguna forma interpretarse diferente. Los credos ya han emitido la interpretación universal.

Me refiero a la Sola Ekklesia, ¿me entiendes?

Por eso me encuentro genial la frase de Lutero, el reformador: "confesaré lo que creo ser la verdad, sea que haya sido afirmado por un Católico o un hereje, sea que haya sido aprobado o reprobado por un concilio". Eso sería herejía hoy día, ¿no crees?

Sigamos hablando, abrazos.

A&R

Monja said...

Mano, estaba tratando de releer a qué situación objetiva estabas aplicando el post.

Bueno, es justamente lo que decía: Los credos ahora han pasado a ser objetores de conciencia ¿desde cuándo ha ocurrido eso en nuestra iglesias protestantes? es completamente loco que las confesiones de fe adquieran la autoridad de objetar conciencia.

Pues desde que algunos des-intérpretes piensan que el Credo X y la Confesión X tienen "lo que hay que creer" compactado y sin error, gustan de decir que "eso es lo que Dios dice", y tú que lo cuestionas, estás cuestionando a Dios poniendo por encima tu pensamiento "humanista".

Sin vamos al caso particular, muchos protestantes creen que Dios garantiza las confesiones de fe. Arrastran las confesiones de fe desde la historicidad -un ámbito que les compete- hacia la declaración hermenéutica final. (Sí, creo que están mal de la cabeza pero que les encanta estar así.)

Entonces, se desentienden de interpretar las Escrituras, porque se aferran a lo que tal o cual "reformado" dijo que había que creer. Y eso es lo que genera nuestra identidad cristiana, hoy. Lamentablemente.

Sí, según lo que se entiende hoy por herejía, lo que dijo Lutero fue considerado herejía, y lo seguirá siendo mientras el protestantismo pop tenga los hijos que tiene.

Muchos Abrazos, Mano.
Tu hermana hereje.
:)

Alexander Rodríguez said...

Monja querida... La verdad es que no expliqué en este post la situación objetiva a la que me refería... Pero si leíste el artículo que traduje "El Premilenialismo: Una Vergüenza" quizás entenderás exactamente a qué me refiero.

Totalmente de acuerdo contigo, una vez más.

Abrazos!!

A&R

Monja said...

Ah sí, sí.
Premil....
Me pongo cinta durex en la boca.

:D

Lucho said...

Alex, una vez más estoy por aquí. Estuve un tiempo fuera de la bloggosfera.
Sin querer hacer un nuevo post, siento la obligación de compartir un pensamiento:
¿Por qué tenemos que "etiquetarnos" dentro de una categoría: pre, post, pesi, o lo que sea? ¿Acaso no deberíamos ser bíblicos? Entiendo que cuando Lutero lanza semejante afirmación, no se está haciendo dueño de la verdad y la correcta interpretación, pero sí está expresando lo que ve claramente en las Escrituras, y si alguien tiene una objeción, pues que se la muestre con las Escrituras, y no con aquello de "fulanito dice en su libro que... o el "apóstol" X dice que... etc" Pienso que si en vez de estar defendiendo una "etiqueta" vamos con un espíritu humilde y abierto a la Biblia, nos daremos cuenta que mucho de nuestra telogía será desafiada, destruída, y/o afirmada. Preocupemonos en aquello que debemos preocuparnos: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad."2 Tim 2:15
Salud!!

Alexander Rodríguez said...

Lucho, la verdad es que no estoy en desacuerdo contigo. Las etiquetas son simplemente atajos para ayudar a que el otro entienda la interpretación Bíblica que uno humildemente cree ser la correcta (como hizo Lutero), pero no tiene nada que ver con crear campos o sectas dentro del Cuerpo.

Justo hoy hablaba con el pastor de mi congregación, y hablábamos del equilibrio entre la sinceridad por un lado, y la humildad por el otro. La sinceridad te llevará a la convicción de lo que humildemente crees ser la verdad. La humildad te mantendrá abierto a una sincera corrección, de ser necesario.

Saludos, y bienvenido de vuelta! ;)

A&R

Natanael Disla said...

"Respetar lo que Dios ha dicho por sobre lo que el hombre piense". Ese eslogan me induce a trazar varios elementos que se desprenden de la frase:

1. Dios acabó por decir todo lo que debía decir.

2. El hombre y Dios son totalmente separados de sus palabras.

3. Ambas palabras, la de Dios y la del hombre son antagónicas.

4. El respeto por la sana doctrina es primordial por sobre el respeto por la palabra dinámica del hombre.

5. Todo lo que piensa el hombre está revestido de pecado y necesita ser regenerado.

También me deja en dudas la frase "volver a Roma" aplicada en tono peyorativo.

Alexander Rodríguez said...

Natanael, como tú mismo admites, tus sospechas definitivamente son más inductivas (por prejuicios que tú mismo impones, externas a lo escrito) que deductivas (derivadas necesaria y exclusivamente de lo que se ha escrito acá).

1.- El tiempo pretérito sólo lo uso por el contexto de las situaciones a las que me refiero, mis críticos quienes dicen que la Biblia debe interpretarse sólo a la luz de los Credos Históricos. Lutero también usó el pretérito cuando dijo "sea que haya sido afirmado".

2.- El hombre y Dios no son necesariamente separados, ni necesariamente unidos. Depende de qué hombre y de qué Dios o dioses se esté hablando.

3.- De igual manera, la palabra del hombre no es necesariamente antagónica a la de Dios, pero tampoco necesariamente en unidad absoluta. Depende del caso.

4.- ¿Sana doctrina? ¿De dónde extrapolas esa frase? (¿O slogan?)

5.- No todo lo que piensa el hombre está revestido de pecado, pero tampoco todo lo que piensa el hombre está revestido de santidad. Depende del caso.


Si quieres una pista sobre lo que significa "volver a Roma", particularmente en el contexto en el que escribo (de nuevo, mis críticos) puedes tomar el contexto de la cita y lo que sucedió entre Lutero y Eck.

Saludos,

A&R