6.11.08

El Extraño Fenómeno de la Obama Manía (+ Actualización)

Que alguien por favor me explique el por qué tras la inmensa euforia* por la victoria electoral de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos, porque aún no lo comprendo.

Acabo de leer la opinión de Ricardo Gondim sobre el asunto, y me quedo con la boca abierta al ver cómo mis hermanos le atribuyen a este evento casi un cumplimiento profético quasi-mesiánico. (Y eso que Gondim es de los que critican la demencia fundamentalista pseudo-profética.)

Comprendo que mucha gente esté contenta con que haya un representante del partido Demócrata en la Casa Blanca, pero esto ya se veía venir como reacción a los decepcionantes 8 años que acabamos de pasar bajo el mediocre liderazgo de Bush Jr.. Pero, ¿qué es lo que hace a la gente pensar que un Demócrata lo hará mejor, aparte de una tremenda falsa dicotomía (es decir, "si un Republicano lo hace mal, un Demócrata lo hará bien")? El hecho aparente es que — como algunos me han dicho — a muchos Demócratas no les importa la economía, las políticas internacionales, ni ningún otro asunto. Su interés número uno es que un Demócrata esté en la Casa Blanca, y ya.

Además, ya que los Demócratas adquirieron el poder Ejecutivo, y la mayoría en el Congreso y la Cámara de Representantes, es natural pensar que todas las malas políticas de aquí en adelante (porque las habrán) vendrán por culpa de ellos; pero los que no nos auto-engañamos sabemos que seguiremos oyendo "fue culpa de Bush" durante por lo menos 4 años más.

Comprendo que mucha gente esté feliz de que los términos de Bush hayan acabado, y de ahí su slogan "CAMBIO". Pero esto iba a ocurrir de una forma u otra, a través del giro del planeta Tierra, y Obama no ha hecho nada particular para acelerar el tiempo. De hecho, Obama ha votado a favor de varias de las destructivas políticas de Bush (see, Federal Bailout Plan 1), o sea que pudiéramos decir que en algunas cosas ha estado en armonía con los días que le quedan a la presidencia de este.

Comprendo que muchos pudieran celebrar el que Obama obstaculizó la victoria de John McCain, y estoy de acuerdo con que este último hubiera sido una continuación de lo que ya venía mal hecho por Bush. Lo entiendo. Pero, ¿acaso es Obama tan radicalmente diferente? ¿Será Obama anti-intervencionista? No. ¿Estará en contra de intervenciones federales en asuntos de mercado libre? Absolutamente no. ¿Será que Obama es de los políticos que no mienten? Por supuesto que no. ¿Es Obama un proponente de que el poder del gobierno disminuya, y que las libertades del pueblo aumenten? Por favor, no me hagan reír.

Comprendo que hace más o menos medio siglo, los negros eran sometidos a esclavitud, y en enero tendremos a uno como presidente. Bien, un representante de una minoría anteriormente oprimida ahora en la presidencia es motivo para celebrar, y celebro eso junto con los demás. Ahora sólo falta un representante de entre los inmigrantes de Francia, Italia, España, Escandinavia, Rusia, Asia, Arabia y por supuesto, América Latina, para que podamos realmente celebrar las oportunidades para todas las minorías.

Comprendo que los de raza negra se sientan inspirados de que uno de su raza está presidiendo... ¿Pero no que debíamos enfatizar en la igualdad de todas las razas? ¿Y ahora? ¿No será que estamos combatiendo el prejuicio racial por vía de mecer el péndulo hacia el lado inverso?

Comprendo que Barack Obama es un excelente orador que logra inspirar con sus palabras. Esto es una chulería para la población mundial, pero para los ciudadanos de los EEUU, desde un punto de vista pragmático, no es tanto lo que nos aporta, especialmente si las políticas no llegan a satisfacer la medida de inspiración (lo cual jamás ocurrirá).

Comprendo que los que aman el socialismo y la paternidad del gobierno estén felices. Naturalmente, por mi pasión por la libertad y mi fe en un sólo Padre Proveedor, ahí no vamos a estar de acuerdo jamás.

Entonces, ¿por qué toda la euforia?

Ya muchos analistas han pronosticado que porque Obama heredará un gobierno en problemas, es poca la diferencia que se sentirá en todos los asuntos, hasta por lo menos dos años. Es virtualmente imposible que Obama cumpla todas las promesas hechas durante su campaña, si es que siquiera cumple una sola. Mi humilde estimación es que, por las predecibles tendencias ideológicas, la reacción via contraria (pero en el mismo exacto espectro de gobernaciones poderosas y pueblos débiles) será dañina, a menos que Obama siga algunas simples recomendaciones basadas en la libertad.

En su primer discurso luego de su victoria, Obama dijo que "se necesitarán sacrificios de parte de todos" y que " el gobierno no podrá solucionar todos los problemas", con lo cual estoy totalmente de acuerdo y dispuesto a colaborar, pero... Esto es un mensaje inmensamente diferente de lo que venía diciendo durante su campaña. Obama me prometió soluciones. Los Demócratas me dijeron que el gobierno tiene responsabilidad moral de resolver los problemas del pueblo. ¿A quién le creo? ¿A Obama pre-campaña, o a Obama post-campaña? (Yo prefiero creer en el Obama post-campaña, pero me imagino que muchos de los que compraron el paquete pseudo-mesiánico se sentirán muy decepcionados cuando vean la realidad.)

Estoy de acuerdo con lo que dice este bloguero (traducción mía):

La principal razón por la que este será un momento histórico es que ahora Obama y los Demócratas tendrán que actuar, o callarse. Obama fue elegido por hacerse un lienzo en blanco, con promesas vacías de "esperanza" y "cambio" — pero ahora, tendrá que hacer algo en realidad. Ahora tendrá que revelar sus verdaderos objetivos. Y ya que los Demócratas tienen mayoría en ambas cámaras del Congreso, ahora en verdad tendrán que ser los líderes.
Realmente no estoy reaccionando negativamente ante las festividades de euforia. Honestamente, estoy un poco escéptico, básicamente porque veo muchas, muchas cosas que no concuerdan. Pero no hay por qué anticiparse y especular demasiado, así que permanezco paciente y expectante, aunque no "esperanzado" (mi esperanza no está en hombres ni líderes políticos de todos modos).

Mientras tanto, que alguien por favor me explique la euforia, si es que es en alguna medida racional. Si es solamente emocional, entonces naturalmente no hay explicación qué ofrecer.

A&R


1 El erudito en asuntos constitucionales Robert Levy dijo: "El gobierno federal posee ninguna autoridad constitucional para utilizar el dinero del pueblo pagado por vía de impuestos para comprar activos con problemas, y mucho menos para tomar una posición de propietario en instituciones financieras privadas. Y el Congreso tampoco posee autoridad constitucional para delegar poder legislativo casi plenario a la Tesorería, una rama oficial ejecutiva." Barack Obama fue uno de los que firmó a favor de ignorar la constitución en este punto.


*Actualización:
Dos días después de que escribí este post, abriendo con la palabra "euforia", el L.A. Times describe el fonómeno con el mismo término exactamente: "Obama Calma la Euforia y Construye su Base".

6 comments:

Pete...! said...

Pues yo no vivo en E.U. pero igual he estado dándole seguimiento somero a la campaña por la presidencia desde que empezó, soy vecino de los estadounidenses así que me interesa.

Creo que gran parte del impacto que la imagen de Obama tiene en las masas se debe de manera obvia a su "representación" de las minorías. Y lo digo con comillas puesto que tal representación es sólo en los afiches que lo muestran como un afroamericano luchando por llegar a la casa blanca, disfrazándose de David para hacerse héroe venciendo a los Goliaths de la "tiranía". También creo que ha sabido aprovechar y trasladar toda la connotación negativa de ésto último al saliente presidente Bush, colgándose una buena campaña publicitaria que lo sugiere como "la solución".

Una imagen por demás falsa puesto que como enumeras en el artículo Obama es un político, con todas las características que su naturaleza le infiere. Porsupuesto que como político, vivirá de la opinión y aprobación pública, teniendo que gobernar también para satisfacer las necesidades y demandas de aquellos que promueven invasiones a otros países, motivaron recesiones económicas o tienen desvaríos imperialistas.

Es natural que ahora se modere en sus expectativas de gobierno, pues tendrá qué lidiar con todos estos intereses.

Y claro, también me parece usual la idolatría del público, eso ha ocurrido en toda la historia humana con carpinteros que resucitan, budas, estrellas de rock que comen ratas en el escenario y luego hacen reality shows, psicólogos de la televisión, etc. No tendría por qué sorprendernos tanto la reacción de los sectores más desafortunados u oprimidos, que siempre buscarán una figura en la cual proyectarse para hacerla subir hasta donde ellos mismos quisieran estar: la presidencia, la inmortalidad, la erudición, la divinidad, la "representación" o lo que sea.

A mí no me soprende la gente, el que me sorprende es usted, jaja. Aunque veo que lo deduce a final de cuentas: será cosa de algo emocional.

;-)

En fin, tómeselo calmadamente, pase usted un buen día.

Monjaguerrillera said...

Acabo de ver yo también el articulo de Gondim. Parece que ha cambiado de criticar el fundamentalismo histórico de los impostores biblicistas a adornarse con el fundamentalismo liberal. ¿Está mejor el fundamentalismo de creer que en cualquier deseo de su propio cuño hay un cumplimiento profético de la libertad de los oprimidos? Y es apalabra "oprimido" tan manoseada ya no sé qué quiere decir.

Que ruegue que no lo defraude, porque después ya no le queda otro Obama.

Le hace mal quedarse hasta las cinco de la mañana. Ya está mayor tío Ricardo y se emociona.

____

PD: Me hizo gracia como allí se puede bajar un Husein y poner otro Husein de la noche a la mañana, jeje.

Alejandro Vazquez said...

Hola Alexander, tocayo,
Algo parecido ocurrió en México en el año 2000, cuando Vicente Fox arrasó con las votaciones y todo mundo lo idolatraba con tintes cuasi mesiánicos.
Fuimos de los pocos detractores del buen Fox.
Al final resultó paradójico, los que idolatraban terminaron pateandolo de todas las formas posibles a traves de los medios, y los que no esperabamos algo bueno de el al final no estuvimos tan defraudados.
Lo malo de 'lo bueno' es que con el poder que logró en el Congreso tendrá virtualmente muy pocos contrapesos que lo moderen o lo restrinjan. Eso puede ser bastante lamentable.
Saludos

El Samurai en Blogger said...

La euforia es emocional mi buen Alex, puramente emocional.

Lo que sucede es que se identifica esto con un triunfo del movimiento de equidad racial, se considera un triunfo similar al de Mandela o una herencia de Luther King. Digamos que es como cuando Hale Berry o Denssel Washington ganaron el oscar... sólo que los efectos pueden dañarnos a todos en más áreas que el cine.

Buen artículo Alex, pero, vamos, se más comprensivo. La gente es gente y las masas son eso... hay que promediar ideas y sentimientos para entenderlos un poco.

David Tigani said...

Hola Alexander! Me pareció muy interesante el artículo.

Yo no me siento eufórico por este hecho, pero debo confesar que se me escapa una sonrisa al imaginarme a la WASP vomitando por la noticia.

Sin embargo, coíncido en que el "cambio" no será tal...

Tal vez me equivoque, pero en cuanto a su política exterior creo que Demócratas & Republicanos solo tiene diferencias de matices...

Me preocupa lo suficiente lo dicho en campaña por Don Barack sobre "seguir de cerca la situación de América Latina"...

Sinceramente, y sin ánimo de ofender, cuando un político de EEUU menciona este tipo de cosas, me dan escalofríos...

Y no me refiero a Irak como antecedente, sino a lo que sucedió en mi propio país.

Saludos,

Alexander Rodríguez said...

Gracias a todos por sus comentarios. He estado muy ocupado, y no he respondido tan rápido como quisiera.

Pete, no entendí por qué dices que yo te sorprendo... a ver.

Monja, a mí me tiene muy sorprendido el hecho de que se pueda reaccionar tan en contra de una camada de políticos, sólo para estar infatuado con otra.

Tocayo, varios de tus compatriotas me han recordado ese hecho en tu país. Ya veremos. Pero sí, señalas el factor #1 que me preocupa del próximo gobierno.

Carlos, como expreso en el artículo, yo comprendo prácticamente todas las supuestas razones que llevaron al pueblo a elegir a Obama.

David, no hay ofensa en lo absoluto. Yo seré el primero en admitir que como estadounidenses, hemos actuado de forma vergonzosa. Lo único que me mantiene en algún modo esperanzado de mi país es que la Constitución avala mi punto de vista, y condena el de ellos. Sólo hace falta un movimiento de reforma, que lleve a esta gente a cuestionar si sus acciones son consistentes con la instauración de este país. Un movimiento tipo Ezequías, si quieres.

Saludos a todos,

A&R