9.10.08

Instalados: Dos Hacks Mentales

Hoy día, he decidido hackear mi cerebro en dos formas importantes. No sé si será un upgrade, parte de mi proceso de madurez, o una reacción repentina. Lo que sé es que de aquí en adelante, es que me auto-hackeé.

(Si no entiende lo que significa hackear, usted no ha pasado suficiente tiempo online... ¡bienvenido a la red! El internet es un medio maravilloso, y Google es su amigo.)

1) Filtro de contenidos
La vida en este planeta es demasiado corta, y por obligación tengo que invertir mi tiempo en asuntos como trabajar y criar a mis hijos. Tengo que hacer el mejor uso de mi tiempo y mi facultad mental, y por tanto, no puedo prestarle atención a absolutamente todo.

Este hackeo disminuye mi nivel de tolerancia hace todo lo que sea ruido. Esto incluye comentarios estúpidos en blogs y en otros lugares, blogs que me aburren, y podcasts que pensaba que tenía que escuchar porque me ofrecían una perspectiva más amplia, cuando en realidad sólo me distraen de profundizar en la perspectiva que ya tengo.

Funciona de forma muy simple: Cada vez que me tope con algo más allá de este nuevo nivel reducido de tolerancia, mi mente se redirigirá hacia algo de más valor. No la criticará, ni siquiera pensará en ello mucho tiempo. Es basura, y como basura ha de ser tratado.

2) Hack contra deducir intenciones
Me doy cuenta de que mi mente tiende a leer más allá de lo aparente, e inserta cosas que no son. Me refiero al hecho de deducir intenciones en las acciones de los demás. No puedo leer el corazón de la gente, ni tampoco puedo saber por qué realmente se comportan de una forma u otra.

Me doy cuenta de que puedo perfectamente subsistir limitándome a observar las acciones de los demás, pero sin insertar una sola idea acerca de sus intenciones. Ya que no puedo conocer tales intenciones con certeza, lo que produce mi mente es información inútil, y para más, probablemente falsa.

El hack funciona de la siguiente manera: Cuando mi mente produzca información acerca de las intenciones de otra persona, el hack rápidamente producirá información sobre la intención contraria, para así confundirme y convencerme de que el ejercicio mental no tiene utilidad en lo absoluto. Por ejemplo, si alguien me dice algo que mi mente quiere deducir como que la persona lo hizo con la peor de las intenciones interpretar como malintencionado, el hack inmediatamente me dirá que también pudo haber sido con la mejor de las intenciones, y luego como mi mente no tiene otro referente para diferenciar entre uno y lo otro, decide abandonar el proceso absolutamente.

El resultado de este hack es impedirme saltar a juicios contra los demás, y poder escuchar a otros más profundamente.

Algunos querrían saber por qué recurro a hacks y no a "oración y ayuno". A preguntas necias, respuestas cortas. Primero, una cosa no niega la otra; nunca dije que no oro ni ayuno. Segundo, si alguien cojea, busca un bastón; si alguien tiene miopía, se coloca gafas; igual ocurre con la mente. No sigo con la tercera razón porque ya fue filtrado por el hackeo contra contenidos inútiles.

A&R

3 comments:

veldugo01 said...

Muy buenas y sabias medidas man. Estaremos orando por eso... tenemos una conversación pendiente. El fin de semana estuvo aperísimo (está), luego te cuento...
DTB!

maritza said...

Si no entiende lo que significa hackear, usted no ha pasado suficiente tiempo online... ¡bienvenido a la red! El internet es un medio maravilloso, y Google es su amigo lol jaja

k gracioso me has hecho reir.. en f in buen tema...mmm

Jg2 said...

No habia leido esta publicación y me dio mucha risa en un buen sentido. La mayoría de las personas no hacen esa pausa que haces tú sino que sencillamente reaccionan a lo que "suponen que percibieron" dando por sentado que tienen una apreciación fidedigna de la realidad.

Saludos.