25.9.08

La Lógica y las Palabras

"Supongamos que una persona inteligente y reflexiva empieza a leer a Mateo. Se topa con las palabras genealogía, Abraham, engendró, catorce, y así por el estilo. Luego percibirá que cada oración, y de hecho cada palabra, en la Biblia depende de la ley lógica de la contradicción para su inteligibilidad. Sin esta ley, cada palabra tendría un número infinito de significados: "David" no sólo significaría "Moisés" y "Judas", también significaría "honda", "piedra", "átomo", y "máquina de escribir". Y "Dios" significaría "el diablo".

Aparte de la lógica, un sustantivo significaría lo que no significa; y si una palabra significa todo, también significa nada. Para que pueda significar algo, una palabra debe también no significar algo más. No hay significado sin la ley de la contradicción. Por tanto, al adquirir el conocimiento de que a Dios se le puede conocer, la criatura racional de Dios, hasta el punto que pueda escapar los malos entendidos y falacias de los efectos noéticos del pecado, tiene que usar las leyes de la lógica.

[...] ¿Cómo podemos saber que a Dios se le puede conocer, o que es omnisciente, sin utilizar las leyes racionales de la lógica? Si no utilizamos (primero) las leyes de la lógica, ¿cómo pudiéramos saber una sola cosa sobre Dios? Y "primero" es una palabra equivocada, ya que conocer a Dios y utilizar la lógica es el mismo hecho idéntico."


-Gordon H. Clark, God's Hammer

7 comments:

Rubén said...

Hola Alexander
Primero que nada bendiciones, y felicitarte por tu propuesta de blog, es creativa e interesante.
Yendo a lo que nos convoca:
El escrito parte de la suposición de la infalibilidad de la lógica como procedimiento de conocimiento de las cosas y de la realidad.
En ese sentido supedita a Dios a una existencia lógica que podría ser descubierta o propuesta. Según entiendo está, por lo menos asumiendo que lógicamente se podría conocer a Dios y por ende este autor, de acuerdo a lo leído no lo niega tajantemente. Punto a favor, en el sentido de que podríamos llegar a mostrarle (si es que ya no se ha muerto Clark, como llegar a la salvación, lo cual me parece más constructivo y más cercano a nuestra misión como cristianos)
Su afán es demostrar que de alguna manera la lógica comprende a Dios. El procedimiento es superior a lo comprendido y aquí empieza mi problema, porque de alguna manera este hombre está hablando de un dios diferente al cristiano, es una opción deísta de un dios que estaría jugando al acertijo, desafiando nuestra imaginación a crear procedimientos para cazarlo, y al cazarlo nos estaría demostrando (según Clark) nada más que la lógica es capaz de sujetar a Dios.
Partiendo por eso una respuesta cristiana no puede aceptar tales premisas y no podemos justificar a un dios (atrapado por la lógica del lenguaje) tomando como ciertas las premisas de la contradicción. Tampoco podríamos buenamente justificarnos, tratando de pasar por listos, demostrando que no sólo el lenguaje lógico discierne a Dios, primero deberíamos aclarar nuestra postura de que Dios se nos presenta más allá de la lógica, no está en lucha contradictoria dialéctica con su opuesto y que Dios no está esperando que descubramos procedimientos para encontrarlo como un acertijo para mentes brillantes (de paso, no todo lo que brilla es oro). Dios decide autorrevelarse a la humanidad y no espera los esfuerzos vanos de esta para que nosotros lleguemos a ÉL. Pues el mismo Dios provee los medios para su conocimiento.
Partiendo de ahí, me imagino que un cristiano debe tener eso claro antes de lanzarse a responderle a Clark, si jugamos a su juego lo más probable es que muchos naufragen intentando parecer más listos que él y aunque lo hagan, desde la lógica lo único que lograrán es demostrarle a Clark la infalibilidad de la lógica y no que Dios ES.
De cualquier forma Dios no está en contradicción contra lo que no es, puesto que es único y así como hay un Dios, no hay un par opuesto como podrá pensarse dialécticamente, no hay un demiurgo como cara opuesta a un Dios de amor. De la misma manera partiendo por Dios como creador (y no el lenguaje como creador de Dios, que en el fondo es la premisa que sustenta el acertijo de Clark) nada habrá de sercomparable a Dios por cuanto Dios es el único ser no creado y por lógica no tiene opuestos, es eterno, por tanto siempre ha sido Vida, lo cual hace ilógico un debate entre opuestos iguales entre vida y muerte, ya que algo muerto no puede crear vida, pero el Viviente si está en posesión de la muerte, por haber existido siempre y no a partir de la nada.
Asimismo, vemos que Dios tiene una infinidad de nombres en el antiguo y nuevo testamento, lo cal refuta la idea de que un nombre no puede significar todas las cosas, toda vez que el nombre de Dios es tan sagrado que lleva al temor y reverencia exultante de los judíos masoretas que nos legaron la Biblia. Si Dios tiene infinitos nombres, es porque no tiene un opuesto equivalente, si su nombre no puede siquiera ser pronunciado es porque está fuera de nuestro alcance lógico hacerlo y si los judíos aún escuchando ese nombre de Cristo mismo autorrevelandose, no llegaron a conocerlo, es porque la lógica no pudo comprender a Dios ya que muchos otros si fueron depositarios de la revelación.
Un nombre puede significarlo todo y a la vez no es que no signifique nada puesto que Dios no tiene su par opuesto, de ser así tendría coherencia pensar que Dios significa el enemigo, pero como el enemigo no es eterno, fue creado y fue caído, no tiene parangón con Dios. Entonces el nombre de Dios es superior al nombre del enemigo.
Las causas y hechos son anteriores al lenguaje humano, Dios mismo ya existía antes de pronunciar la creación, por tanto nuestro intento de situar al lenguaje como compresor y comprendiente de las cosas y la existencia misma carece de sentido. La pregunta misma carece de sentido.
La lógica es sólo una de las formas que tendríamos para llegar a Dios tanto así que los judíos incrédulos hasta el día de hoy no han visto revelación aunque tienen y poseen la fuente misma de la revelación en la Torah, los iletrados y ciegos han llegado más rápido a Dios que ellos, y eso parece lógico? ¿parece lógico que aunque Dios mismo se autopronunció aquí en la tierra cuando se hizo carne corruptible lo hayan querido apredrear y luego lo condenaran por blasfemo? ¿Eso es porque el nombre d eDios significa más cosas de lo que la lógica brillante de los judíos pueden comprender, porque la entrada a Dios no es a través de la mente sino a través del corazón.

Lamento haber dado una respuesta poco intelectual al acertijo, pero no me imagino aun cristiano dándole una respuesta a Clark asumiendo el escenario que él plantea para tal efecto, pues es el escenario de una divinidad que no es la mía, ese no es el Dios del Biblia, por lo tanto una respuesta cristiana, primero parte por restituir a Dios el lugar que corresponde si otro osa venir a probar. Es una pregunta que no admite victoria, puesto que aunque demostremos lo que queramos, estamos exaltando la infalibilidad de la lógica (que debe tener su deidad griega por ahí) y no la infalibilidad de Dios.

Bendiciones.
Rubén
Ojalá Clark esté vivo para que alcance a “conocer” a Dios.

Alexander Rodríguez said...

Rubén, aprecio tu extendido comentario, pero tengo que decirte con honestidad que te falta mucho contexto. Te has acelerado en tu crítica. Sólo he puesto esa cita ahí porque es una de las que he apreciado del libro de Clark; no obstante, no he dicho en cuál contexto él ha usado esas palabras.

Pero si hubieras preguntado antes de emitir tu juicio, yo te hubiera respondido - antes de que dieras tan mal paso - que el contexto de Clark era responder ante las críticas de teólogos quienes dicen que la Biblia no puede ser inspirada e infalible porque el hombre no tiene la capacidad para conocer ni una sola cosa verdadera sobre Dios; pero al emitir tu juicio final, de que Gordon H Clark no conocía a Dios, has caído en el pecado de la calumnia, y contra uno a quien deberías considerar hermano redimido por la sangre de Cristo por la incomparable gracia de Dios.

Otro error que cometes es el de confundir la lógica con aquello que inductiva y naturalmente se espera. Dices: "¿parece lógico que aunque Dios mismo se autopronunció aquí en la tierra cuando se hizo carne corruptible lo hayan querido apredrear y luego lo condenaran por blasfemo?" Me excusas, pero tu pregunta no tiene absolutamente nada que ver con el tema que aquí se trata; y tu pregunta es más evidencia de que no entiendes el tema del que has escogido comentar.

Si quieres leer más del contexto de Clark, puedes leer su serie "Dios y la Lógica". Eso es, si quieres. De lo contrario, es decir, si no quieres enterarte un poco mejor del tema del que intentas hablar, entonces no tenemos que sorprendernos de por qué cometes errores como estos.

La próxima vez, antes de escribir largas críticas y juicios personales sin analizar los contextos (sin siquiera pedirlos... sin siquiera conocer a los autores... sin siquiera saber si viven o no), te aconsejo que pienses en el lenguaje que escoges usar, y te adentres en los temas para que así puedas comentar con más certeza.

Por cierto, tu comentario intenta ser una crítica cargada de lógica... por si no te diste cuenta.

Rubén said...

Alexander:
No espero transformar esto en un debate ni menos espero que esta respuesta sea digna de ser publicada por ti en tu espacio ni ocupar del valioso tiempo que Dios te permite administrar, como entiendo de las advertencias que pones al que comenta en tu espacio.
Obviamente no estoy preparado para debatir contigo, ni pretendo que tengas intenciones de aquello y la verdad tampoco lo quiere mi corazón.
Son varias cosas las que debí considerar cuando leí tu respuesta a mi comentario, en primer lugar replantearme lo que leí de Clark, aceptar que podía haber errado el camino de mis escritos, cerciorarme de si estaba calumniándolo e interiorizarme en el contexto de Clark, pero por sobre todo orar a Dios para que me permitiera ordenar todos estos datos, arrepentirme si ofendí a Clark y también intentar comprender que detonó el tipo de respuesta que me diste. Sumésmole que también debí volver a sopesar el lugar donde estaba comentando, tu blog; leer tus advertencias puestas a los que nos atrevemos ingenuamente (está claro que ingenuamente) a comentar algo, porque no las había leído y de haberlo hecho no te hubiese escrito, sino que hubiese hecho otra cosa, y también sopesar el tono gradualmente cambiante de tu comentario. Debo confesarte que inicialmente tu respuesta me dio la impresión de ser bien educada y gentil, por último de manifestar cierta misericordia ante mis falencias intelectuales. Sin embargo en el transcurrir de las líneas se fue tornando, a mi limitado entender, en sarcasmo y soberbia, perdóname pero no necesito ser intelectual para darme cuenta de que “invitándome a leer” “si quiero” y a “intentar” comentar algo, “cargado de lógica”, (con cursiva incluída) estás hablando desde las alturas de no se donde, y debo reconocer que de alguna manera me sentí ofendido por tu prosa, pero no importa, como se que a ti tampoco te importa eso, dado tu manera de escribir. Es cierto, puede que haya errado al blanco en muchos aspectos pero me recompensa saber que no puedes hacerme ver que he ofendido a Dios, o que lo menoscabo y que dado lo que otros escriben, no es pecado suponer que realmente no conocen a Dios. No vale la pena debatirlo, pero si ofendí las intenciones de Clark (Dios sabe eso), Dios ya conoce que me arrepentí de aquello. Lo que si parece es que te ofendió el que haya desacreditado a la lógica puesto que Clark piensa que Dios es lógica, o cree haber descubierto la naturaleza de Dios (y casi creo que piensa que sólo lógica) y a estas altura perece que la lógica es un dios. Creo en la lógica perfecta de Dios pero no creo que la lógica sea Dios ni siquiera parafraseando a Juan 1 porque Dios va más allá de la lógica y reducirlo a tal (más encima, sólo a partir del lenguaje) es deificar a la lógica, Los atributos de Dios no son Dios exceptuando por el amor. Tampoco creo que lo pecaminoso sea violar las leyes de la contradicción como lo plantea Clark, puesto que lo pecaminoso es violar las leyes de Dios, instauradas por Él, a través de Cristo y hasta donde se no se las reveló a Clark a través de la mente. Prefiero llegar al corazón de Dios y no a su mente, para mi Dios es amor más que lógica.
Si a estas alturas me sigues leyendo debo aclarar lo siguiente:
Puede que no haya entendido el contexto de Clark, pero considero que justificarte diciendo que debí pedirte más información antes de comentar me parece intencionado. Si la audiencia de este blog es tan selectiva también debes advertirlo en el encabezado, para siquiera intentar leer así como adviertes cuando se quiere comentar, puesto que si escribes algo o reproduces tal o cual texto, esperando que te pidamos más información se me asemeja como a alguien que parece estar en un rango superior, o quiere ser conocido como poseedor del acceso a la verdad, por cuanto me llamas a recurrir a ti si queremos estar a su altura de los comentarios o en el debate (el cual tu dictaminas si somos merecedores de tal y contigo), de lo contrario, corremos el riesgo de leer sin el conocimiento necesario que tú tienes y manejas y que yo no tengo y debo pedirte. La verdad es que la única persona que me ha pedido eso en mi vida, es decir con la cual siempre debo conversar en sus términos y pedir todo de Él para ponerme a sus pies es Dios mismo, y ciertamente lo hace con misericordia.
De cualquier manera no concuerdo con Clark y creo que parafrasear Juan 1 dictaminando (como si lo hace luego) que por tanto Dios es lógica, es nada más que el anhelo de todo humano de querer vanamente comprenderlo todo y encasillar a Dios en lo que podamos comprender. En su afán de refutar a los ateos, sigo sosteniendo que tomó argumentos ateos como se desprende de sus escritos. Si el contexto es refutarlos porque los otros dicen que el hombre no tiene la capacidad de conocer nada de Dios no me queda claro si él lo intenta para reivindicar a Dios o la capacidad del hombre, de la cual se habla con llenura en la Biblia como algo inauditamente precario. El texto de Clark no es inequívoco, además de que asume que Dios es lógica y reemplaza de inmediato a Dios por la lógica. Es cierto, la lógica está por todos lados, y mis comentarios están llenos de la misma (o lo intentan) pero hasta ahora sólo he leído de Clark la lógica del lenguaje casi como un ente de vida propia al cual debemos reverenciarnos, de premisas y supuestos a priori, sin embargo la vida es más que el lenguaje y Dios sigue manifestándose más allá de las conclusiones de Clark; y si Dios es irremediablemente lógico y por tanto nuestras sumas y restas no pueden estar erradas (como parece angustiarle a Clark, además de anhelar tener la mente de Dios), también debemos reconocer aunque duela, que nuestras sumas, restas y ecuaciones no hacen concordar el hecho de que las moléculas de agua al solidificarse floten como hielo cuando debieran hundirse, o que el sol siga brillando a pesar de que en los cálculos de nuestra mente lógica el hidrógeno y el helio debieran haberse acabado hace rato.
Lamento profundamente este incidente, no espero que publiques mi comentario, no anhelo estar a tu altura intelectual, no me gloria que me respondas ni que ocupes el tiempo que Dios te da para aquello. Puedes dejar todo hasta tu respuesta y reservarte la victoria que gustas (al hablar de mis errores y pecados, asumes que hay ganancia y pérdida). Sólo anhelo que mi corazón se ablande como Dios nos da ejemplo de continuo. Soy cristiano y creo que Clark lo era no por escribir lo que escribía, ni satisfacía el corazón de Dios demostrando los portentos de la mente humana, intentando vanamente igualarla a la de Dios. Ciertamente Clark no sorprendió a Dios con su humana defensa de su lógica, ciertamente Clark debió haber hallado el contentamiento de Dios cuando se arrepintió de sus pecados, reconoció que sólo Dios tiene el poder y la gloria, que Dios lo proveyó de fe, que Dios le permitió pensar limitadamente y que Dios le dio la posibilidad de perdonar, de ser condescendiente con el prójimo, de gloriarse de la misericordia de Dios, fue cristiano porque aceptó, como tú y yo, su derrota y debilidad como ser humano ante el pecado y necesitó de la sangre de Cristo tal como tú y yo para redimirnos del mismo, y de que su caridad que va más allá de la omnisciencia cuando decide perdonarnos y olvidarnos nuestras faltas, cuando la lógica ley que le dio a Moisés nos llevaba irremediablemente a la muerte, porque primero está la caridad y más que lógica Dios es amor, que lo comprende y lo soporta todo, no busca lo suyo ni se empecina y ese Dios al cual amo más que comprendo es tan dueño del tiempo que no teme entregarte un poco a ti y mi para que hablemos de su amor.
Que Dios te bendiga hermano.

Rubén

Alexander Rodríguez said...

Rubén, no tengo por qué borrar comentarios como los tuyos. Ya he dicho que no me importa si los comentarios son insultantes (como el tuyo) o están en desacuerdo conmigo (como el tuyo). Me importa que tengan un nombre, y el tuyo lo tiene.

Es verdad que te hablé severamente, y lo hice con la intención de que abandonaras tu actitud de querer juzgar cosas que aún no entiendes. A veces el amor de hermanos debe ser severo, para evitar que su prójimo caiga en problemas. Algunos de los hermanos que más aprecio son los que han sido severos conmigo para que yo despierte de mi estupor, cuando he andado en malos pasos.

Sin embargo, veo con tristeza que te empecinas en emitir críticas sobre un tema que crees que entiendes, pero que en realidad no entiendes, y sabes muy bien que no lo entiendes, porque sabes que no te has interesado en invertir el tiempo para entenderlo (a menos que tú seas capaz de entender las cosas sin pensar en ellas).

No, no te he dicho que tienes que rogarme para que te explique. Si tú sólo y por tu cuenta hubieses hecho una búsqueda a la palabra "Clark" en este blog, hubieses encontrado su artículo "Dios y la Lógica", pero sobre todo, hubieses encontrado la nota donde publiqué que traería citas del libro "God's Hammer", libro que con cero conocimiento hoy día te empeñas en criticar.

No tengo que explicar cada detalle en cada post en este blog. Sólo me basta con asumir que los que leen son capaces de buscar más información si la necesitan, y son capaces de preguntar cuando reconocen que no entienden sobre algo. Es tan sencillo como eso.

En el comentario anterior calumniaste contra Gordon H. Clark, y ahora repites la actitud venenosa contra mí, al insinuar que mi intención es colocarme encima de ti, que busco "victorias" en amonestarte, y cuantas cosas más. ¿Acaso no eres tú quien ostenta poder juzgar las intenciones de mi corazón, como sólo lo puede hacer el Cristo? ¡Incluso me juzgas por usar tipografía itálica! ¡Vaya!

Si tuvieras más cuidado, no caerías en errores de esta magnitud.

Te voy a dejar con un último pensamiento, que puedes tomar y reflexionar si gustas:

La frase "Dios es amor" es una frase lógica. Si no lo fuera, entonces "Dios es amor" significaría lo mismo que "Dios NO es amor".

Si no fuera por la lógica, tu despedida "Que Dios te bendiga hermano" significaría lo mismo que "Que te lleve el diablo, bastardo".

Por lo que la lógica, siendo el orden racional de nuestros pensamientos, y el sello de la imagen de Dios en los hombres, lo cual nos diferencia del resto de la creación, antecede a todo conocimiento sobre Dios. Ha sido Dios quien ha escogido que su mensaje sea lógico y no-contradictorio.

En vez de despreciar lo que Dios ha hecho en ti y en mí, al concedernos la habilidad de pensar lógica y racionalmente, pudieras abrir los ojos y reconocer la grandeza de lo que El ha hecho. Abandona tus prejuicios sobre el tema, y date cuenta de que aquí nadie está diciendo que la lógica es un dios; estamos diciendo que la lógica es un atributo de Dios, que El al concedernos Su imagen, ha hecho necesario e indispensable para el pensamiento y la comunicación. ¡Aún en la comunicación de El hacia nosotros!

A&R

A&R

reformadoreformandome said...

Hola Alexander

Desde hace algún tiempo vengo leyendo a Clark pero tengo una duda con respecto a su epistemología. Él plantea que la verdad se puede conocer por un tipo de "coherencia" con la Palabra de Dios.

Mi duda es cómo el saber que la proposición "mi nombre es Marcelo" puede ser coherente con la Palabra. Es, como dice Cheung, sólo debido a la iluminación del Logos Epistemológico (Jesús mismo)???

Ojalá puedas ayudarme en eso.

Que Dios te bendiga

Marcelo

Alexander Rodríguez said...

Marcelo, primeramente discúlpame por responderte con tanto atraso.

Por lo que he leído de Clark, creo que él respondería que la Palabra nos otorga las bases epistemológicas para hacer que el conocimiento sea posible.

Tu proposición "mi nombre es Marcelo" no puede ser deducida de las Escrituras; sin embargo, la Escrituras ofrecen una justificación para la universalidad y uniformidad de la lógica, de las cuales tu proposición dependen, si queremos que hagan sentido.

Me dices si no quedó claro en alguna manera.

A&R

Guayo said...
This comment has been removed by the author.