1.9.08

Feliz Cumpleblog al Spa


Hoy el Spa cumple cuatro años de fundado. Gracias a todos los visitantes por hacerlo un lugar especial para descansar y bañarse. Especiales gracias a todos los valiosos amigos, hermanos y hermanas que he conocido por este medio. Ya que por esta vía conocemos más sobre nuestro presente que nuestro pasado, aquí les dejo el breve recuento de mi fe en el Señor.

---

Mis padres eran "catolicos" pero por tradicion, realmente no llevaban las doctrinas ni los sacramentos firmemente. Obviamente, como buen "catolico" por tradición, fui bautizado, hice la primera comunión, estudié catecismo, me gradué de un colegio católico, etc....

Cuando tenía 14 años, uno de mis mejores amigos me invitó a su iglesia, de denominación Pentecostal. Asistí más por curiosidad y por andar con mi amigo, más que por un verdadero interes en las cosas espirituales. Fuimos juntos al grupo sabatino de jóvenes. Alli me sentí muy bien, no sé, era más el compañerismo que alli se sentía, que de lo que se hablo alli. Me imagino que ese tipo de impacto es típico en un adolescente.

Decidí volver a la congregacion al dia siguiente, domingo en la mañana. Cuando fui (de nuevo, sin muchas expectativas), me impactó muchisimo ver a la congregación completa cantando a una sola voz, una alabanza sobre el Espiritu Santo. El sentimiento es indescriptible, me sentí en el cielo mismo. Desde ese momento, mis ojos espirituales fueron abiertos a una realidad mucho mayor que la que conocía hasta ese momento.

Seguí asistiendo a esa iglesia, aunque francamente, los disturbios y tentaciones de la juventud entorpecieron mi crecimiento en la fe. Ademas, recibí muchos ataques de parte de mi mamá, quien arremetía en mi contra diciendo que yo estaba equivocado "porque sí" (hmmmmm, ¿no les suena familiar?), y me contrariaba cada vez que le decía que iba a la congregación. A ella le daba mucha vergüenza que yo fuera "evangélico", ya que en ese tiempo y para esa generación en la Rep. Dominicana, esa palabra era sinónimo de "apóstata", "hereje", y "fanático sin cerebro" para muchos. Mi papá, en cambio, no le daba mucha importancia, a él no le importó si yo era o no. Sin embargo, yo no me detuve, ya esa era mi realidad, y las oposiciones de mi madre no iban a cortar lo que estaba descubriendo. Seguía orando por ella, y pa' lante.

Para mi sorpresa, mi mamá fue llamada por el Señor por medio de una amiga quien le predicó. De estar fría y contraria, ¡de un momento a otro ella poseía una fe sobrenatural! Empezó a asistir a otra congregación, por invitación de la amiga. Para apoyar a mi mamá en su nuevo caminar, me uní tambien a esa congregación. Allí empecé a servir en el grupo musical como tecladista.

Mi papá falleció de cáncer en el colon cuando yo tenía 17 años de edad. El se arrepintió (metanoia) en cama de muerte, y casi sin consciencia por lo entumecida que estaba su mente, debido a las pastillas para resistir el dolor. Sé que el cáncer fue voluntad de Dios, porque lo obligó a tomar en serio lo que nunca (la condición de su alma); de hecho, yo no derramé una sola lágrima durante su funeral. Al contrario, me sonreía al ver su cadáver, ya que tenía la certeza de que ya estaba en una paz que nunca conoció durante su vida material, contrario al sufrimiento físico que estaba viviendo. La fe de bebé que había conocido mi mamá fue suficiente para sustentarla y fortalecerla a través de esta dura experiencia. ¡Me maravillo al pensar en el orden y la perfección del plan de Dios!

Luego de esto, y corriendo adelante en el tiempo, me casé con Chavaly (con quien cumpliré 10 años de matrimonio en unos meses), y al esperar mi primer hijo (Nathan), nos mudamos a los Estados Unidos. La razón de nuestra mudanza era que la vida en Santo Domingo para nosotros era muy dura, mi esposa y yo trabajábamos hasta 18 horas al día, 6 y hasta 7 días a la semana, y nuestro salario combinado eran unos $300 dólares al mes. Sabíamos que bajo esa situación, no íbamos a poder mantener un hogar en la forma correcta, ni económicamente, ni en cuanto al tiempo que tal cosa requiere. Oramos, y el Señor confirmó que la mudanza era Su voluntad. Volamos a Nueva York, en donde nació Nathan.

La vida en Nueva York era muy dura, ya que yo estaba estudiando en la universidad, y trabajando como contratista, y entre las dos cosas estaba invirtiendo más de tres horas al día sólo para desplazarme desde donde vivía hasta el trabajo o la universidad. Ganaba muy poco dinero, y no podíamos pagar una renta, asi que vivíamos con mi mamá. El espacio era poco, los recursos pocos, y la falta de privacidad nos agobiaba, especialmente porque aún éramos un matrimonio joven. Seguimos orando, pidiéndole al Señor que proveyera una salida. De hecho, así lo hizo, me llamaron de la nada, sin yo buscarlo, para ofrecerme un empleo tiempo-completo en Florida. Reconociendo que era la providencia de Dios, nos mudamos con los ojos cerrados, y desde ese tiempo vivimos en la bahia de Tampa, Florida.

Económicamente, ya estábamos mucho mejor. Al principio, por los cambios de la mudanza, no nos preocupamos en buscar una congregación inmediatamente, aunque luego reconocimos que era algo que necesitábamos y queríamos hacer. Buscamos en la guía telefónica, y encontramos una que tenía un ministerio en español (importante porque mi esposa en ese tiempo no sabia inglés, ya ahora sí). Fuimos al servicio del domingo en la mañana, sin conocer a nadie allí, y . . . francamente no nos gustó. El servicio completo estuvo muy muerto, la gente lucía estar ahí por estar, no vimos la emoción que vivimos tantas veces en la Rep Dom.

Al terminar el servicio, veo que el piano de cola que usaban para la adoración estaba desocupada. Solo por curiosidad, por ver qué tan bien sonaba, caminé hacia él, y le pregunté a uno de los cantantes que si podía tocarlo. Ella abrió los ojos más grandes que dos ruedas de camión, me miró y me preguntó "¿Tú sabes tocar???", a lo que yo respondí que sí. Incrédula, me dejó tocar, y allí hice cualquier cosa, ni recuerdo. Lo cierto es que desde que toqué la primera tecla, el grupo completo empezó a alabar al Señor con voz ALTA y manos levantadas. Yo francamente no entendía lo que estaba sucediendo.

Luego, cuando me invitaron a servir en el ministerio de adoración, a lo cual accedí, me dijeron que ese día se cumplía una semana en que la congregación estuvo orando fervientemente para que el Señor les enviara a alguien quien tocara el piano. De nuevo, Dios estuvo siempre en control. Descubrimos que Su plan era traernos a ese ministerio para compartir un poco de la "vida" y la emoción que traíamos desde la Rep Dom. Desde ese tiempo, mi esposa y yo aún servimos en ese ministerio, tocando y cantando.

En el 2002, algo muy importante me ocurrió. Aunque tenía una fe clara en la persona de Dios, realmente sufría de muchas dudas, porque muchas de las cosas de mi fe no me hacían sentido, racionalmente hablando. Por medio de ministros valiosos como C.S. Lewis, Ravi Zacharias, R.C. Sproul, G.K. Chesterton, entre otros, entendía que mi mente no podía estar en oposición a mi fe, ambos tenían que armonizar para que se diera aquello de alabar al Señor con toda nuestra mente y nuestro corazón. En ese momento, me di cuenta de que realmente nunca me había entregado al Señor por completo, aún mi ego estuvo resistiendo por muchos años. Me solté de la varita a la cual las manos de mi carne estaban agarradas con uñas emblanquecidas, y me di mi primer verdadero chapuzón en la plenitud de la fe y la adoración Cristiana (el uso pleno de mi capacidad racional).

Desde ahí en adelante, hice estudios valiosos, aunque informales ya que era sin maestro y por mi cuenta, sobre teología sistemática y apologética. Ahí comprendí muchas cosas sobre mi fe, cosas que descartaba anteriormente por no poderlas entender, pero que ahora me hacen total sentido. Sólo para aclarar, no estoy diciendo que todo lo que creo tengo que comprenderlo a plenitud como requisito anterior; sin embargo, creo que el Señor me ha provisto de un sentido agudo de discernimiento, y si algo me es contradictorio o falaz, no hay forma de que pueda aceptarlo como verdad. Más luego, a través del estudio de la Palabra, el Señor agudizó aún más mi sentido del discernimiento, ya que ahora podía seguir el ejemplo de los Bereanos, y probar todas las cosas según la Palabra.

Hace unos tres años, después de casi una vida Cristiana completa desechando el estudio de la escatología ("los últimos tiempos") vine a conocer y a recibir la visión de la Escatología de Pacto (Preterismo Total). Ahí, mis ojos espirituales se abrieron aún más. Hoy me gozo en saber que el Señor en verdad es y siempre ha sido fiel, su venida nos confirmó un pacto hermoso y eterno, paz, plenitud, y lo más importante, Su presencia (parousia) entre nosotros. A través de esta nueva consciencia, y por supuesto mi relación constante con El, he podido recibir el valor para enfrentar oposiciones, tentaciones, dudas, sabiendo que ya El lo ha vencido todo, ha traído redención al 100% (y no un "ya, pero aún no... pero ya... pero aún no...") y que es verdaderamente Rey de toda la creación, coronado de gloria, a la Diestra del Padre.

En Octubre del 2003, mi esposa perdió un bebé que esperábamos . . . Por ahora sólo diré que esta pérdida también fue una bendición de Dios. Estoy seguro que no pueden imaginarse cómo esto puede ser, pero sí, fui bendecido y marcado de por vida con una evidencia tangible de la Presencia de Dios en mi vida . . . pero como dije, tendré que contarles sobre esto en otro momento.

A principios del año 2005, nació mi hijo Seth Elí. El y Nathan son la herramienta que el Padre ha usado para mostrarme Su amor hacia mí. A través de la experiencia de ser padre me ha moldeado y mostrado lo que le debo a El como mi Padre que es.

Mi madre hasta el día de hoy sigue en la fe, y más fuerte que nunca. Es una verdadera guerrera de oración. De hecho, ha recibido 3 sanaciones milagrosas consecutivas (si no más, no recuerdo). Ya está acostumbrada a que los doctores le digan que tiene un problema cataclísmico, y que a la siguiente visita no aparezca el problema. Ha conocido cara a cara la grandeza de Dios, realmente conozco pocas personas con la fe que ella tiene . . . ¡¡y pensar cómo se me oponía antes!!

Como ven, no puedo hablar de un punto exacto en el tiempo desde el cual empecé a ser creyente. Hoy todos los tiempos se me hacen borrosos, y creo que es una bendición, ya que así puedo ver mi vida como mi Padre me ve: omnitemporalmente.

Lo único que sé es que si puedo tener una minutésima de amor por Dios, ha sido solamente porque El me ha amado primero. El fue quien dio el primer paso para acercarse y llamarme a Sí. Sólo le pido que me siga llamando omnitemporalmente, y que tome el teléfono cuando yo le llame (Salmo 54:2).

Queden bendecidos, gozo en Su reposo,

A&R

13 comments:

Alejandro Vazquez said...

Alexander, Tocayo,
Muchas felicidades por el cumpleblog!
Mis mejores deseos para que continúe hasta que el Señor lo disponga.
Gracias por compartirnos este testimonial de tu vida. Ha sido gratificante en verdad.
Un fuerte abrazo

Alexander Rodríguez said...

Gracias querido Toca!!! Abrazos!!

veldugo01 said...

Loco!!! Muchas felicidades!! ¿asi que en agosto tambien? Vaya!!!

Alexander Rodríguez said...

Gracias Fausto!! No, es en septiembre!!! :D

ChaGuitO!! said...

Hey A-Rod!! Feliz Cumpleblog... QUe Dios te siga guiando para que escribas como hasta ahora lo has hecho, y que El sea lo que te inspire a escribir cada letra. Yo tambien estaba de cumple, pero de cumpleaños!!! (el domingo 31 de agosto pasado)... Dios te Bendiga brother, y mi proùesta sigue en pie, no lo olvides!

Alexander Rodríguez said...

Chaguito, gracias, y felicidades atrasadas!! No me he olvidado de ti, pero siéntete libre de re-publicar cualquier cosa q veas aquí.

Anyul Rivas said...

Felicitaciones mano, que excelente articulo nos traes, gracias por compartir con nosotros tus experiencias...

Un abrazo, y que sigan muchos años más.

Monja said...

Mano, como cuatro años...
Muchisimas gracias por todo!

Alexander Rodríguez said...

Anyul y Monja, gracias a ustedes, pues forman parte de la 1era fila de hermanos amados que he conocido por este medio.

Abrazos!!

Claudia Lama said...

Felicidades Alexander. Me bendijo mucho leer tu recuento de fe, me recordó muchas cosas de mi propio recuento. Saludos.

Alexander Rodríguez said...

Gracias Claudia... Deberías avisarme si acaso lo has escrito por ahí... Me gustaría leerlo!

Claudia Lama said...
This comment has been removed by the author.
Claudia Lama said...

Aquí hay alguito Alex

http://reflexen.blogspot.com/2007/12/el-da-de-salvacin.html

http://reflexen.blogspot.com/2008/02/me-quera-me-cuidaba-y-me-regalaba.html

Y se sigue escribiendo en el día a día