18.5.08

Algunas Reacciones al tema Libertad

En un escrito anterior dije que el tema de la libertad es aterrador, porque al hablar de ella, todos asumen que estamos hablando de lo mismo, y toda la conversación se trata irónicamente sobre esclavizar las ideas de otro bajo la definición que a uno le parece más apropiada. Allí dije:

Por ejemplo, alguien pudiera colocar un comentario en este post, diciendo que le alegra mucho que hable del tema; luego otro pudiera decir que no sé de lo que estoy hablando; y luego otro me dirá que el Cristiano debe tener cuidado de hablar sobre ese tema [...]. Cada cual, ya sea el que aprueba, desaprueba, o advierte, lo hace según una noción diferente de la libertad, y en efecto, es muy difícil saber si nos estamos entendiendo.


No quiero pasar por profeta, pero... bueno, pásense por la zona de comentarios de aquel escrito, y verán.

Observo con mucho asombro que no soy el único que viene reflexionando sobre el tema en tiempos recientes. Abel ha colocado un artículo excelente sobre los retos de la libertad aplicada al tiempo (estoy ahora mismo en diálogo con él sobre algunas de las cosas que él expresa y que aún no me convencen). Fausto también ha escrito algunas cosas sobre la libertad en ambientes sociales y eclesiales, y por lo que me cuenta viene mucho más. Gaby, Carolina y el Perro son otros quienes han lidiado con la libertad desde distintos ángulos. Todos sus aportes enriquecen el diálogo, precisamente porque aunque hablamos sobre el mismo tema, no es exactamente la misma perspectiva la que nos está inquietando.

Yo por mi parte, aún no he introducido las que me inquietan actualmente. En el próximo artículo*, empezaré ofreciendo varias definiciones operantes bajo distintos contextos, para ver si así logro acorralar la abstracción en un cerco marcado, hasta donde se pueda.

En reposo, siempre,

A&R


*Nota: Digo "en el próximo artículo", porque como pueden ver, el nuevo curso de este blog incluyen notas cortas sobre asuntos que me llaman la atención entre los escritos largos. Espero que eso no distraiga a los que siguen el tema, y mis disculpas de antemano si lo hace, pero no pienso abandonar el propósito original de este blog.

3 comments:

MonjaGuerrillera said...

Mano, muchas gracias.Bienvenido el artículo al respecto, tengo sed de la gente que piensa y muy cansada de la opacidad. Y espero los próximos, expectante sobre la otra "serie de soluciones" basados en otras presuposiciones.

Me voy a tomar la libertad de republicarlo en la monja, y también colocar el diálogo con Abel.

Exactamente hay muchos ángulos desde donde lidiar por> la libertad, o por una libertad que se nos amenaza con perder, o se nos muestra con gozo haber perdido.

Sean las perspectivas que nos preocupan a todos o sean sólo desde el punto de vista que a uno le preocupa en particular en el entorno donde se mueve.

Sería redundante decir que "la libertad" en Cristo no cambia pese a que cambiemos su forma de expresarla (yo creo que hay muchas formas de expresarla, y no creo que justamente la abstracción de la libertad vaya a soportar ser expuesta de una sola forma) Lo que podemos hacer, es definirnos a qué nos referimos con ella, en nuestras propias referencias. Yo lo he intentado hacer en mucho tiempo, y creo haberlo conseguido con bastante cercanía, y todas mis perspectivas -a veces se encuentran unas con otras- coexisten, no necesariamente se contraponen.

No es que haya terminado, no le veo un punto de llegada desde el cual pararme y decir, "y bueno, amigos, esto es la libertad". Sé que tú tampoco lo harías.

Estoy en mi proceso de entenderla, también, sin hipocresía puedo decir que la he entendido un poco más de lo que se han atrevido otras mujeres teólogas -en mi contexto de sometimiento eclesial argentino- teniendo la misma posibilidad de hacerlo o teniendo posibilidades mayores a las mías.

No busco rescatar un mérito, pero deseo que se tenga en cuenta lo que me circunda, y que no es fácil hablar de libertad en el modo que lo hago cuando lo que más se detesta en estos planos es la libertad tocada, hablada, observada, analizada, y deseada por los cristianos, y mucho más se detesta si lo es por las mujeres cristianas.

Pese a que se intente 'denominarla' y 'congregarla', cuando hablo de libertad en el blog de la monja, la mayoría sabe a qué me refiero.

Algunos de esa mayoría están de acuerdo, y algunos no lo están. Estos últimos se hacen conocer sólo por calificarme (tema libre también y soy libre de publicarlo o no)

Tú sabes mucho también de lo que son "los problemas graves de la visión popular". Casi te diría que no me he ocupado de otra cosa que de desglosar la libertad y la fe desde los problemas graves que la visión popular les impone.

Ah, y una última cosita por ahora, cuando hablo de libertad no soy "teísta abierta", jeje.

Abrazos!!

Alexander Rodríguez said...

Gaby, tantas gracias por ser una buena compañera, amiga y hermana en este tema. Por lo que expresas, yo veo que tú entiendes demasiado bien los problemas y retos de los que hablo, y hasta entiendes otros con que naturalmente jamás me he topado.

Por las conversaciones que hemos tenido en el pasado, creo que conoces la "llave" que creo puede abrir el "candado"; me refiero a la presuposición sobre el tiempo y la eternidad, tema que no he alcanzado a dar a entender por mi propia culpa. Más sobre esto, más adelante.

Siéntete libre de retarme en cualquier aspecto en que observes que mi visión es demasiado angosta.

Abrazos a ti!

A&R

veldugo01 said...

Guey!!! ESpero a ver que lo que... daleeeee!!! estas dando vueltas tio y queremos ver que lo que.. que lo que... que lo que..
Yo pronto publico algunas cosas y espero enriquecerlo con lo de todos ustedes...
Gracias hermano!!
Fausto