30.6.07

La Respuesta Equivocada

Ahora bien, la respuesta a la pregunta bastante pertinente por parte del agnóstico es un poco compleja, y el lector no deberá esperar algo más simple. Más aún, la respuesta ofrecida acá les parecerá insatisfactoria y decepcionante a algunos Cristianos muy honestos. Por estas razones la presente respuesta al agnosticismo empezará con una explicación de cómo no responder a la pregunta. Si esto parece ser una vía cansona e indirecta de llegar a la meta, y el no-teólogo impaciente querría resultados inmediatos, deberá ser señalado que la opción inicial entre dos caminos determinará el destino. Si uno escoge la ruta equivocada, terminará perdido y confundido. Recuerde al Cristiano de Bunyan, y cómo él miró por dos vías, tratando de ver cuál era derecho. Luego vino un peregrino moreno en una bata blanca quien le señaló, con gran confianza, cuál camino Cristiano debía tomar. Terminó casi en el desastre. Por tanto, empezaremos indicando el camino incorrecto.

Ahora, no quisiera decir que aquellos quienes recomienden la vía equivocada en cuanto al presente asunto son engañadores lisonjeros cuyas batas blancas son disfraces hipócritas. Por el contrario, un gran número de autores respetables y honestos, desde Aristóteles hasta Charles Hodge y Robert Sproul, insisten que el mejor, y de hecho el único camino para probar la existencia de Dios es estudiar el crecimiento de una planta, la trayectoria de un planeta, el movimiento de una canica. Ellos sostienen este método aparentemente secular citando al Salmo 19:1- " Los cielos declaran la gloria de Dios y el firmamento revela la obra de sus manos." Por tanto debemos estudiar astronomía para refutar al ateo e instruír al agnóstico. Pablo dice que la omnipotencia de Dios puede ser deducida por la forma en que un niñito dispara una canica- algo que ha sido hecho. Algunos Romanistas incondicionales hacen alarde de que Pablo vio y colocó un sello de aprobación desde mucho antes sobre el argumento Aristotélico Tomista.

Existen dos dificultades con esta entusiasta recomendación. La primera no es conclusiva, pero aquellos quienes aprueban este argumento deberán prestar atención. La dificultad es su dificultad: Es un método muy difícil. La segunda dificultad es su inutilidad.

La primera dificultad - evidencia inconclusiva y un método difícil de probar - puede ser mejor explicado por medio de algunos ejemplos. Suponga que podamos usar un micrófono para examinar la flema interna del esculento Licopersicon. (La botánica es aún peor que la teología en su uso de palabras largas y técnicas). Observaremos una imagen clara de la estructura interna de una planta, pero no descubriremos a Dios a través de una mirada larga y detenida a un tomate. Si observamos cuidadosamente el movimiento de los planetas, veremos que las raíces cuadradas de sus tiempos periódicos son proporcionales a la distancia promedio del Sol. Si tenemos éxito en recopilar esta información, concluiremos que Dios es un gran matemático y que la salvación depende de comprender las matemáticas. Esencialmente, esto era lo que la antigua escuela de filosofía Griega de Pitágoras decía. Creían que una vida feliz después de la muerte era la recompensa por haber estudiado artimética y geometría.


(De "Atheism", por Gordon H. Clark)

[ Continuará . . . ]

3 comments:

Ricardo said...

Alguna vez mi Padre me comentó que de la explosión de una imprenta no se crea una biblioteca.. valga la metáfora :-)

Alexander Rodríguez said...

Ricardo, no voy a comentar en profundidad sobre lo que escribiste... lo único que quisiera es animarte a seguir leyendo la serie del Dr. Clark, ya que él realmente ofrece razones en contra de metáforas de ese estilo. Luego te puedo explicar más, si quieres.

Paz,

A&R

El Guchi said...

Reconozco que en ocasiones, debati de esa manera.