13.2.07

Buenas Noticias

Navego el Internet (es lo único que navego, realmente), y me topo con una página de noticias . . . que tiene sólo buenas noticias.


http://www.goodnewsnow.com/ (El nombre significa "Buenas Noticias Ahora")


Pero... ¿para qué nos sirve, como Cristianos, conocer "buenas noticias"?

Aparentemente algunas doctrinas llevan a que nuestra total identidad gire en torno a reaccionar ante lo negativo. Dicen que lo iluminado no se ve si no existe lo oscuro primero. Dentro de esta perspectiva, pensar mucho en cosas buenas no es sólo inútil, sino que puede llegar a ser incluso una afrenta, un desvío.

Por otro lado, hay creyentes quienes pensamos que el mundo en realidad está mejorando cada vez más. El Reino se expande, el conocimiento se esparce más cada día. Las noticias positivas son un aliento fresco entre toda la contaminación de medios, pero sólo porque confirman lo que ya sabíamos.

Sin embargo, como estamos acostumbrados a que nuestras vidas giren en torno a lo negativo, cuando se nos presenta algo solamente positivo, nos pueden surgir dudas de si nos están encubriendo algo. No creemos que las cosas puedan andar bien, o mejor que ayer. Simplemente no podemos creerlo. Nos huele a conspiración, pues se nos dijo que el mundo debe ir de mal en peor, y así debe ser, y no de otra forma. Viva la descomposición social.

Siempre me han parecido extraños los servicios en que se empieza reprendiendo al maligno por quince minutos para luego alabar a Dios por uno o dos. También me parece extraño cuando las voces de la congregación se oyen más fervorosas al declarar "guerras espirituales", que cuando se exalta a H'shem, el varón de guerra mismo.

¿No debería el Cristiano definirse por "todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre"?

¿O acaso piensan que sí debemos meditar constantemente en las cosas malas y tristes, porque en contraste a ellas es que reconocemos lo bueno? ¿Piensan que nuestra esperanza es más reafirmada ante la tristeza que ante la promesa?


¿Qué piensan?


A&R

5 comments:

Anonymous said...

Ser'a el s'indrome 'optico de pajas y vigas?

Tony R.

Alexander Rodríguez said...

Tony, sólo en parte, yo diría.

La actitud negativa a la que me refiero no es únicamente el ver lo negativo en los demás; sin embargo, sí es cierto que esto es un gran componente del problema.

En términos generales, me refiero a interpretar todo negativamente. El vaso de agua medio vacío, en pocas palabras.

A&R

caro said...

Alex, en lo personal esas noticias me resultan muy sospechosas.

No creo incluso que sea muy sano el que los cristianos quieran poner comodidad a su conciencia sobre el mundo con un color rosita en la información noticiosa. Me alientan las buenas noticias, las busco como aguja en pajar e incluso sé que existen y existirán buenas noticias por la Esperanza que conservo en el Señor.

Pero preferiría el reflejo explícito de una postura de esperanza ante la realidad inevitablemente cruda que nos rodea que un listado forzadito de "sólo" buenas noticias.

¿Tu cres que a un norteamericano le hará bien enterarse de "buenas noticias en Irak" cuando todavía no sale de su micro-esfera ideológica norteamericana?.
Yo no.
Es más, yo diría que un norteamericano promedio necesita, está urgido del desencanto de sus presupuestos y le haría más bien mirar una película desgarradora como "Las mariposas pueden volar", o fotografía de reporte de guerra, o literatura que de testimonio del sufrimiento ajeno; darse cuenta de que su forma de vida no es la de muchísimos otros en el mundo; que la historia que ha conocido no es la única interpretación de las cosas y justo se le mantienen ocultas significativas "malas noticias" de otros alrededor del mundo.
Tomo el caso Irak, pero habría que reflexionarlo en otros ámbitos.

Pregunto:
¿Quién elige la temática de esas noticias rositas?
¿Por qué y para qué?
¿No hay un dejo de negación de la realidad tanto en una presentación cargada de optimismo forzado así como en el pesimismo alarmista-fatalista?

Habría que rascarle un poquito más. Que conste que nomás sospecho, dudo, me distancio, no me uno a la lista de fatalistas ni descarto que sea necesario conocer anécdotas de esperanza en medio de tanta desgracia.

Un abrazo.

Alexander Rodríguez said...

Caro, aprecio tu perspectiva inmensamente.

Una vez más he caído preso de la falta de especificidad en mis posts. Ya ves, trato de resumir lo más posible, y a fin de cuentas termino sin decir cosas esenciales.

Mi punto no era tanto defender esa página en particular, ni tampoco el que debamos filtrar nuestra información para que sólo pase lo positivo. Entiendo que eso es lo que se pudo entender, pero aprovecho para aclarar.

Sólo tomé aquello para ilustrar una actitud, lo que sentí por dentro cuando vi esa página, que por lo visto, es lo mismo que sientes tú: desconfianza.

Si bien las noticias filtradas nos pueden lucir como manipulación, lo que critico directamente es nuestra tendencia a pararnos desde el punto de vista negativo, y desde ahí considerar la validez de una información un otra. No es sobre la información en sí, sino el paradigma que interpreta algo como "bueno" o "malo".

Dos ilustraciones:

1) El otro día me enteré de un estudio que arrojó como resultado que las personas en un pueblo de Costa Rica, por su estilo de vida y su ambiente, tienen el promedio de longevidad más alto del mundo.

Al ver eso, yo veo eso como buenísimo, como algo que puede y debe expandirse a todo el planeta, incluso como cumplimiento de Isaías 65:20.

No obtante, el paradigma pesimista diría, "bueno, mira, lamentablemente la mayoría del mundo no está en esa condición."

2) Ayer mismo leía esto en un artículo del Times del Reino Unido, en el contexto de los argumentos a favor del calentamiento global (traducción mía):

"¿Alguien le ha dicho que en el este de Antártica los pingüinos Adélie y los paíños del Cabo están regresando a sus sitios de procreación primaveral alrededor de nueve días después que cuando lo hacían hace 50 años? Mientras que el hielo marino ha disminuído en el Artico desde el 1978, ha crecido en un 8% en el Océano Sur."

De nuevo, al ver cosas así, me entra desconfianza de la noción popular del calentamiento global, y de las metodolgías usadas para llegar a tal conclusión. Pienso que pueden estar equivocados, y que la tierra en realidad no está tan mal como los alarmistas dicen.

Y de nuevo, el pesimista sospecha conspiración de parte de las grandes corporaciones (ignorando que de parte de los que defienden el calentamiento global hay grandes intereses políticos y económicos, de que la militancia de la conservación ecológica también puede ser usada para manipulación). Aún si le otorga validez a observaciones como esta, por lo menos para que su análisis sea más ecuánime, su énfasis está sólo en lo desastroso, lo catastrófico.

Creo que me di a entender mejor con estas dos ilustraciones, pero no temas decirme si aún estás en desacuerdo conmigo.

Abrazos a ti,

A&R

webmaster said...

Excelente post hermano, mantener una actitud positiva ante los sucesos de la vida nos ayuda a mantenernos enfocados y dejar de andar cabisbajos , lamentándonos y resignandonos ante el panorama que observamos dia a dia.

Comparto la opinión de Carolina, y creo que ambos puntos de vista se complementan, entiendo tu idea, en lo particular, los periodicos de mi nación (Venezuela) solo reflejan el mal estado de la nación, como un modo de protesta contra la gestión del presidente, y reparan en que esta camapaña mediatica solo logra una actitud de desesperanza y resignación dentro de la población.

Cualquier idea más allá de esta, sería caer en los extremismos modernos de las predicadores con la confesión positiva de la Palabra, el andar declarando paz y prosperidad a espaldas de la voluntad de Dios, y un inmenso etcétera.

Estemos conscientes de nuestra realidad y nuestro entorno, y pongamos nuestra mirada en Aquel por quien la tierra sufre dolores de parto, esperando su manifestación.