14.9.06

12 Refutaciones a la Inexistencia de Dios - Introducción

Recientemente, mi hermano Crhystyann me hizo llegar un libro titulado "12 Pruebas de la Inexistencia de Dios", por Sebastián Faure. Por el título y la introducción, el libro promete ser todo un excelente tratado para desmoronar la fe verdadera de una vez por todas. Sin embargo, tan sólo una lectura superficial revela inmediatamente que el contenido del libro deja mucho qué desear. Lleno de falacias y errores (nada que me sorprenda, en realidad), es una muestra más de cómo el ateo está irremediablemente condenado a pensar irracionalmente, hasta que abandone su posición y se entregue a los brazos del Dios eterno.

En la siguiente serie trataré, lo más brevemente posible, de mostrar lo tontos que son estos argumentos. Pretendo que esto sea una herramienta para capacitar al pueblo de Dios para "luchar con armas espirituales".

Si alguien de la audiencia de no-creyentes lee esto con la esperanza de que yo presente argumentos afirmativos para defender al Dios de la fe Cristiana, de plano digo que quedará decepcionado, ya que no es el propósito que persigo. Sólo pretendo demostrar que estos "doce argumentos" son paja. No obstante, si una persona considera que estos doce argumentos son los únicos que detienen le detienen a creer, entonces estaré satisfecho en saber que "las fortalezas y argumentos que se levantan contra el conocimiento de Dios" (2 Cor 10:4-5) han sido derribadas.

Sólo me referiré a citas selectas, ya que comentar sobre el libro completo, línea por línea, me tomaría demasiado tiempo. Para que no se me acuse de citar fuera de contexto, acá está el enlace donde pueden leer el libro original, donde pueden comparar y juzgar si he sacado algo de contexto o no.

En este posteo, empiezo tratando con la introducción.

==========================

Faure empieza diciendo:

"Hay dos maneras de estudiar y de intentar resolver el problema de la inexistencia de Dios. La primera consiste en eliminar la hipótesis de Dios del campo de las conjeturas plausibles o necesarias para una explicación clara y precisa por la exposición de un sistema positivo del universo, de sus orígenes, de sus desarrollos sucesivos, de sus fines."

Aunque no vale la pena lidiar demasiado con este punto, ya que no es sobre lo cual el libro dedica mayor parte del contenido (lo cual aprecio), deberemos notar que acá Faure dice, básicamente, que una de las formas de eliminar la existencia de Dios es eliminar la posibilidad de que Dios exista. Esto es tan absurdo como que yo diga que para eliminar las cucarachas de mi casa, no tengo que llamar al fumigador, sino solamente eliminar la posibilidad de mi mente de que hayan cucharachas en mi casa.

Sólo hago notar esto para mostrar que, al parecer, Faure no explora esta dirección precisamente porque reconoce que es una tremenda falacia, un argumento netamente circular: "Dios no puede existir, por tanto Dios no existe." Por supuesto, el sabe que esta propuesta no le otorgará el combustible para llenar un libro completo, y por tanto se va por otro lado.

Más adelante, Faure menciona la metodología que pretende utilizar a través de su escrito, y es precisamente la de analizar las características del Dios de la fe Cristiana, y juzgar si corresponde a lo racional o si hay en esa descripción alguna contradicción. Faure dice:
"Es este dios que yo niego y es este solamente que yo quiero discutir y el que interesa estudiar, si queremos sacar de esta conferencia un provecho positivo, un resultado práctico.

Ese dios ¿Cuál es?

Puesto que sus representantes aquí abajo han tenido la amabilidad de pintárnoslo con gran lujo de detalles, aprovechemos esa gracia de sus fundados poderes; examinémosle de cerca; pasémosle la lupa: para discutirlo bien es necesario conocerlo bien."
Concederé que su metodología es la correcta. Es decir, para lidiar con una cosmovisión diferente a la de uno, se deberá analizar las proposiciones de dicha cosmovisión por sus propios méritos, y juzgar si existe entre ellas alguna contradicción.

Sin embargo, hay tres requisitos implícitos en la tarea que Faure persigue, y el no cumplir cualquiera de estas tres inmediatamente anula sus argumentos de plano. Estos son:

1) Faure necesita demostrar que su entendimiento acerca del Dios que pretende negar es correcto. Si hay un malentendido de su parte, cualquiera que sea, su argumento sería reducido a la falacia del muñeco de paja, en la que un argumento lidia, no con la proposición real del opositor, sino con una representación falsa de ella. Es una falacia porque en realidad no lidia con la proposición contraria, y por tanto es irrelevante a la discusión.

2) Faure, sobre esta base, necesitará mostrar que sus argumentos son lógicos y racionales. Es decir, sus argumentos no pueden sufrir contradicciones internas, ni pueden insertar asumidos, deseos, ni cualquier otra idea que falle en conducirnos a su conclusión por necesidad lógica.

3) Faure no podrá presuponer la posibilidad de que Dios no existe. Está de más repetir este punto, pero sólo lo listo porque es una falacia que el ateo usualmente comete, aún después de afirmar que no lo hará. Suele ocurrir muy sutilmente, por ejemplo, cuando el ateo dice que tal o cual proposición del Cristiano contradice a otra proposición que no pertenece al sistema del Cristiano, sino al sistema ateo. Es como decir, usando un ejemplo sumamente simple y reducido, "Dios no puede existir, porque el ateismo dice que Dios no existe; como el ateísmo está en lo cierto, la proposición del Cristiano no puede contradecirla."

(A la audiencia Cristiana, ojo con esto: jamás, por ninguna razón, acepte que el ateo le haga caer en la trampa de pretender que usted niegue su posición o afirme la suya como prerrequisito para conversar con él/ella. Desde que usted hace esto, no le queda otra que retirarse, ya que el ateo habrá logrado, sin siquiera entrar en la discusión, que usted renuncie a su fe.)


En los siguientes escritos, lidiaré con cada uno de los argumentos de Faure, uno por cada post. Siéntase libre de dejar sus comentarios.

Gozo en Su reposo,

A&R


powered by performancing firefox

3 comments:

Orlando Inagas said...

Alex; más allá de las miles de teorías, te digo que en el fondo nadie es ateo. Basta encontrarse en una situación de peligro: un accidente, un asalto, o algo así para que comencemos a clamar a Dios!! Con gusto esperaremos las próximas refutaciones a que haces referencia!

Alexander Rodríguez said...

Cierto Orlando, la Palabra nos dice que todos tienen conocimiento de Dios, y es por su rebeldía que lo rechazan. Pero para fines de discusión, uso la palabra "ateo" para denotar a aquel quien dice no creer en Dios.

Espero recibir tus comentarios más adelante, bendecido,

A&R

crhys said...

Gracias Alex por ayudarnos a tener armas contra los personajes que en su estupidez pretenden combatir contra el conocimiento del Dios verdadero.
Me gusto mucho el TIP, "no dejarse caer en la trampa", me suecedio y luego vi que de echo fue malo jugar en el terreno del enemigo.
Respecto a lo que dices, tienes razon, los ateos, tienden a contradecirse a si mismos, la mayoria de las veces, y es bueno que si un ateo lee esto, PIENSE, recapacite, y salga del absurdo en q su mente se esta ahogando...
Bendiciones Men.... y de nuevo Gracias!!