10.7.06

Evidencia de la Irracionalidad del Ateo

[ ATENCION: Esta referencia es sólo para Cristianos quienes piensan con una mente crítica, no para aquellos quienes creen en todo lo que escuchan. Digo esto porque más abajo coloco un enlace a una página de ateos. ]

El pasado viernes, Steve Gregg participó en el programa The Infidel Guy, un programa de ateos sobre ateísmo, en inglés. Para los que no lo conocen, Steve es conductor del excelente programa "The Narrow Path", autor y recolector del libro "Revelation : Four Views", y una persona a quien admiro y respeto, y además considero un amigo.

Usualmente sólo escucho programas de ateos cuando participa un Cristiano, ya que oír a los ateos hablando por su cuenta me desespera . . . frecuentemente dicen tantas incoherencias que no vale la pena escucharlos. Aunque sí puedo escuchar a Cristianos hablando sobre el ateísmo, usualmente lo disfruto más cuando se habla directamente con un ateo, y así puedo disfrutar en tiempo real la destrucción de fortalezas.

Mi resúmen de esta participación: aunque de ambas partes se pudo haber dicho muchísimo más, mi opinión es que Steve barrió el piso con los estúpidos argumentos y los pobres rebates de parte de los ateos.

En muchas ocasiones los ateos trataron de rebatir cosas de las que Steve ni siquiera estaba hablando. En otras oportunidades, los ateos no podían decir absolutamente nada en contra de lo que Steve les exponía.


Aunque estoy consciente de que los ateos quienes hablaron en ese programa no son las personas más brillantes (aunque hay muchos ateos quienes sí los considerarían como grandes autoridades intelectuales, y francamente no sé cómo), esta conversación es una prueba más de que el ateo no tiene las suficientes bases como para pensar con claridad (y no estoy hablando de que físicamente su cerebro no funcione, siga leyendo para entender mejor).

En especial, acá se demuestra que el ateo desde su postura no puede ni siquiera analizar la posición Cristiana sin caer en horribles falacias e irracionalidades. Es muy gracioso cómo los ateos suelen llamarse a sí mismos como "pensadores libres", y sin embargo al hablar demuestran cómo ni siquiera merecen ese título, ya que son esclavos de las fortalezas mentales que ellos mismos han construído para resistir las verdades de Dios. De "libres" no tienen nada.

Pueden escuchar la participación de Steve Gregg acá: http://infidelguy.com . Está en el audio player en la página principal... y no esperen mucho para escucharlo, porque pronto lo quitan y luego hay que pagar para escucharlo.

Por cierto... Esta noche (lunes 10 julio, 2006), a las 7:30pm (hora este EEUU) en ese mismo programa habrá un debate entre Dan Barker, un ateo bastante vocal (yo lo consideraría un anti-cristiano, y creo que él estaría de acuerdo con que se le llame así), y Paul Manata, un Apologeta Cristiano quien utiliza el método popularizado por el Dr. Greg Bahnsen, el de la Apologética Presuposicional (el método que favorezco, aunque Steve Gregg no lo utiliza en la conversación mencionada arriba). Yo no lo podré escuchar en vivo, pero lo buscaré ahí mismo en la página principal mañana. Si alguien escucha uno de estos dos programas, no dejen de compartir sus impresiones.

Gozo en Su reposo,

A&R


P.D.: Aunque acá utilizo la palabra "ateo" con frecuencia, realmente no concibo al ateo como un rasgo particular de un individuo, sino como una postura adoptada por un individuo. Por eso cuando digo que el ateo es estúpido, estoy hablando de la postura que él o ella afirma, no sobre la capacidad mental de la persona en sí. Su decisión para adoptar esa postura estúpida puede ser pura estúpidez o bien puede no serlo, de cualquier forma eso no me incumbe a mí. Yo sólo analizo la postura en sí, sus afirmaciones y argumentos, no las intenciones de las personas, esas se las dejo a Dios.

10 comments:

Karel Golcher said...

Hola Alex,
De veras te felicito por tu buena reflexión. Creo que debemos ir rompiendo el hielo con los Ateos y ver de qué manera, sin inhibiciones sino con profundas convicciones, afectarles aunque sea una milésima de su espacio vacío. El poder de Dios podría activarse en ellos, si tan sólo nos acercamos más descaradamente.
Conocí a un ateo en Madrid que, aunque se puso furioso cuando intenté compartirle la verdad acerca de Jesucristo, me reflejó de inmediato el enorme vacío que había dentro de su ser. Inmediatamente después de que me di cuenta de ello, dije dentro de mí: "Señor, tú creaste al Hombre con un vacío en su interior porque tarde o temprano tú lo querrás llenar". Al terminar mi controversial diálogo con el ateo español, oré al Señor para que mis palabras hicieran efecto en algún futuro momento.
La existencia del ateo se debe a la existencia de Dios, paradógicamente.... y un día lo entenderán!

Alexander Rodríguez said...

Muy cierto Karel, muy pocas veces somos "agresivos" (por asi decirlo) con nuestra apologética. Sin embargo, el legado neo-testamentario avala una "guerra", "batalla", "lucha", como le quieras llamar, entre el Reino de Dios y los demás reinos inferiores.

Como dice Pablo, nuestras armas no son carnales, sino espirituales y poderosas para derribar fortalezas y todo lo que se oponga al conocimiento de Dios (2 Cor 10:4-5).

Acerca de tu última frase, y no por ser demasiado meticuloso en cuanto a semántica, usualmente estoy en contra de usar frases como "la existencia de Dios" ni "Dios sí existe", no sólo porque son expresiones apologéticas débiles, sino también porque carecen de fundamento Bíblico. Más contundente es decir, junto con la revelación del "nombre" de Dios a Moisés, que Dios ES.

Verás, la "existencia" de un ser implica que parte de otro ser. Sin embargo, Dios es el SER de seres, su ser no tiene partida, sino que de EL parten todos los seres existentes. Por eso el ateo y el creyente existen, pero Dios ES.

Gracias por participar acá, Dios te mantenga en Su reposo,

A&R

Karel Golcher said...

Alex,
Esto es un asunto ontológico. Y en este caso, Dios ciertamente existe porque, como tú arguyes, Dios "es". Sin embargo, nosotros (cristianos o ateos) también "somos". Tanto Dios como sus creados "son". No sólo Dios "es". De ahí que nuestro ser contine personalidad, pues Dios, el creador, también la tiene. Claro que no todos los aspectos de la naturaleza de Dios heredados a nosotros son conducentes, pues aunque fuimos creados con algunos razgos ontológicos de Dios, no significa que porque Dios sea eterno nosotros lo seamos también, o porque él sea todopoderoso, nosotros también. Debemos recordar que nosotros tenemos muchas limitaciones y que Dios no tiene ni una sola.

La diferencia del "ser" de Dios y del nuestro radica, más bien, en el hecho pre-existente y eterno de la naturaleza de Dios, la cual es ajena a nosotros. En términos disminuidos, nosotros también "somos" y existimos, mas no somos pre-existentes ni eternos (aún cuando todo creyente en Cristo gozará de la eternidad). Además, bajo un buen lente exegético, sí hay basta evidencia bíblica acerca de la existencia de Dios.

Haciendo referencia a tu comentario: "Más contundente es decir, junto con la revelación del "nombre" de Dios a Moisés, que Dios ES", permíteme externar lo siguiente.

Primero, cuando Dios revela por primera vez su nombre personal a Moisés, ciertamente el pueblo de Israel ni lo conocía de manera personal -siempre vivía de la sombra del testimonio de Abraham, Isaac, Jacob-, ni afianzaban su creencia en Dios basándose en una relación de "ser".

Segundo, el pueblo de Israel había pasado 430 años en Egipto, intentando sostener sus antiguas tradiciones teístas, las cuales habían sido imputadas de generación en generación. Pero en ese mismo período de tiempo, el pueblo construyó también una forma mixta de concebir a Dios, pues estuvieron expuestos no sólo a su propia tradición, sino a la cotidiana experiencia de la cultura, filosofía y religión egipcia.

Tercero, existe una contundente evidencia de que hubo una estrecha relación entre las expresiones de adoración cananeas y hebreas. Esto se comprobó cuando los eruditos tanto de la baja como la la alta crítica, encontraron suficientes relaciones entre los documentos mesopotámicos y los hebreos, poniendo en relieve las similitudes en aspectos de filosofía, deidades y poesía. Luego, en el Ugarit, también se encuentran similitudes con la monarquía israelita, dejando claro la poderosa influencia de creencias que existía entre ambos. La verdadera situación viene a ser que Ugarit fue contemporánea de la Monarquía israelita; como es de esperar, en lugar de haber evidencia de copia por parte de los hebreos de la anterior civilización cananea, aparece una fuerte influencia mutua. No se puede negar la originalidad hebrea de la peculiar concepción sacrificial; los términos técnicos fueron registrados por Moisés en una época bien anterior a Ugarit I, y el fuerte influjo cultural de Salomón pudo llevar a muchos países vecinos a adoptar algunas formas del culto salomónico. Es bien posible asimismo que el camino que siguiera el salmo 29 fuera al revés del propuesto por los defensores del "pan-ugaritismo", y que más bien fuera sacado del Salterio para adaptarlo a la adoración de Baal. De hecho, hay un caso bien demostrado, posterior, de ello: la adaptación del salmo 20 para su uso en el seno del paganismo (Biblical Archeaelogical Review, ene./feb. 1985, pp. 20-23). Otro de los poemas hallados en Ugarit parece referirse a la gran hazaña de El de partir el mar de Jam-Suf. Los defensores de la cronología convencional ven en este poema una leyenda precursora del relato del cruce del mar Rojo por los israelitas; en la cronología revisada, sin embargo, queda como un eco del paso del mar Rojo; el relato de Moisés es anterior a éste. Todo ello evidentemente no quita valor al uso de los materiales de Ugarit, con toda su riqueza ling¸Ìstica, para arrojar una esclarecedora luz sobre pasajes oscuros de la Biblia hebrea. Pero precisamente por su contemporaneidad con la época de la Monarquía y de los reinos de Israel y Judá, no por haber supuestamente precedido a la redacción de los escritos de los Salmos o de los profetas en 500 / 600 años.

Por tanto, cuando Dios habla a Moisés en el Sinaí para revelarse de manera personal, más que querer demostrar que él "ES", enfatiza la singularidad de su esencia (el-elohim) en contraste a la esencia de los otros dioses. No expresó Dios que "Yo soy el que soy" tiene significado preminente sobre "el existir" de él o de su pueblo. No era asunto de "Ser" versus "existir". Él quería reafirmar de manera pública y personal la superioridad, la exclusividad, la unicidad, la singularidad de su nombre, con respecto al legado panteísta de la tradición cananea, de la cual procedía históricamente el pueblo al cual Moisés estaba conduciendo en ese momento.

Mi estimado Alex, sólo pretendo que mi reflexión sea un eslabón de la tuya. El color que Dios nos da a ambos para pintar el mundo es el mismo, los matices los ponemos tú y yo.

También deseo que el reino de Dios avance a través tuyo.

Bendiones!

Alexander Rodríguez said...

Karel, discúlpame, pero insistiré en que no es correcto decir que Dios "existe", basado en la etimología de esa palabra.

Verás, la palabra "existir" está compuesta por dos vocablos en Latin: ex, fuera de sí, y sistere ó stare, que significa "parado o basado sobre".

Por eso vemos que todos los seres existentes (o sea, creados) estamos basados sobre algún otro, a fin de cuentas, del primer Causante de todo lo demás. Por esto mismo es inaplicable decir que Dios exista (esté basado sobre otro fuera de sí), ya que El es el fundamento absoluto de todo.

Decía que era una expresión apologética débil, porque es justamente lo que el ateo argumenta muchas veces. El apologista (evidencial, no el presuposicional) puede decir que todo lo que existe necesita una causa (bien dicho), pero cuando quiere argumentar que Dios existe pero no necesita una causa, simplemente está contradiciéndose, y se mete en problemas. El ateo está correcto en señalarlo, y mientras el apologista continúe diciendo que Dios "existe", se ve obligado a suplirle a la otra persona un razonamiento que justifique su contradicción.

(Incluso en tu comentario, tú dices que "nosotros tenemos muchas limitaciones y que Dios no tiene ni una sola". Mi punto es que la "existencia", bajo la más rigurosa definición, sí es una limitación, y por tanto no aplica a Dios.)

Sin embargo, si el apologista dice que Dios ES, esta afirmación no carga contenido alguno que insinúe la dependencia de otro ser, sino que sólo afirma Su ser. Más aún, esta afirmación es 100% compatible con la noción de omnitemporalidad que he estado postulando en los escritos en este blog, que considero es la única noción de la eternidad que es enteramente defensible. Por esta razón afirmo que "Dios ES", y nunca que "Dios existe".

Aparte, me gustaría que me muestres específicamente a qué te refieres con "bajo un buen lente exegético, sí hay basta evidencia bíblica acerca de la existencia de Dios." Mientras tanto te dejo esto:

Hch 17:27 Para que buscasen á Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen; aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros:
Hch 17:28 Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también.

Espero humildemente que consideres mis opiniones, gracias por las tuyas, tu hermano y siervo,

A&R

Karel Golcher said...

Alex,
Tocante a tus aseveraciones relacionadas con temas, pasajes y enmiendas bíblicas, tales como el punto que introdujiste sobre el ateísmo, pregunto: ¿Estás considerando solamente una cosmovisión filosófica para tus argumentos, usando etimologías que, ciertamente tienen significancia, pero que no son del todo convergentes con la exégesis bíblica?

¿O sustentas tus posturas/ponencias con meramente tu opinión sin un proceso inductivo que te lleve a una conclusión interpretativa correcta? ¿Cuando usas los textos de Hechos 17:27 y 17:28 para insinuar una reflexión acerca de la falta de consitecia en la expresión "existencia de Dios", acaso no estás siendo "literalista selectivo", lo cual es uno de los errores cometidos en el proceso de observación?

Sin importar qué rama teológica manejemos, en este caso la apologética, si tu punto es teológico precisamente porque primero fue un punto bíblico bien simentado, ¿no debe ser la etimología del latín (plus, castellano, alemán, francés, inglés, etc) la que se siente sobre la hebrea, aramea y griega, y no al contrario? ¿Deberá el ateo ser convencido de su error por un buen fundamento filosófico, o por un sólido fundamento bíblico? ¿Qué es lo que produce el milagro del cambio espiritual tanto en el asesino como en el ateo: un exhaustivo mecanismo pragmático o filosófico, o el poder de Dios expandido sin límite como secuela de una proclamación profunda de sus verdades? Tomando nuevamente tu ejemplo de los pasajes de Hechos, ¿entonces la Biblia ya no es plenaria y verbal como para que enfoquemos sólo una porción de su contenido, sin hilarlo con todo lo demás?

Sin Dios sólo Es y no "existe" (por definición del latin), ¿tendremos que iniciar un compendio dentro de nuestro manuales de Educación Cristiana acerca de la inexistencia de Dios?

Mi estimado, quizás seguiremos en desacuerdo y empeñados cada quien con su postura, pero es menester que sigamos aunando nuestra reflexión para ser acertivos con una buena dialéctica.

Sigue adelante!

Karel Golcher said...

Quiero corregir algo:

En el texto anterior escribí este párrafo que tiene errores ortográficos:

Sin Dios sólo Es y no "existe" (por definición del latin), ¿tendremos que iniciar un compendio dentro de nuestro manuales de Educación Cristiana acerca de la inexistencia de Dios?

Por favor, sustitúyelo por este:

Si Dios sólo "Es" y no "existe" (por definición del latin), ¿tendremos que iniciar un compendio dentro de nuestros manuales de Educación Cristiana acerca de la inexistencia de Dios?

Alexander Rodríguez said...

Karel, gracias de nuevo por colaborar con tus puntos de vista. Naturalmente insistiré, y acá te explico lo más claramente posible por qué:

1) Rechazo el término "existir" aplicado a Dios basándome en la etimología del Latín, precisamente porque es un vocablo derivado del Latín. No sé realmente por qué esto debe ser difícil de comprender.

Llevar una terminología que evidentemente contiene una carga indeseada a un debate es la mejor forma de quedarse atrapado. Poder de Dios, sí; pero aún Dios mismo nos ofrece su Palabra de vida para que razonemos en y con ella, y no contra ella.

2) En cuanto a tu pregunta: "¿Estás considerando solamente una cosmovisión filosófica para tus argumentos, usando etimologías que, ciertamente tienen significancia, pero que no son del todo convergentes con la exégesis bíblica?"

Mi respuesta: No, no lo estoy haciendo.

3) En cuanto a tu pregunta: "¿O sustentas tus posturas/ponencias con meramente tu opinión sin un proceso inductivo que te lleve a una conclusión interpretativa correcta?"

Mi respuesta: Te ofrecí una excelente y fundamentada razón por la cual no debemos aplicar esa palabra "existir" (derivada del Latín, de nuevo) a Dios. ¿Cuál exactamente es el proceso que tú dices no se ha seguido?

4) Tú dices: "¿Cuando usas los textos de Hechos 17:27 y 17:28 para insinuar una reflexión acerca de la falta de consitecia en la expresión "existencia de Dios", acaso no estás siendo "literalista selectivo", lo cual es uno de los errores cometidos en el proceso de observación?"

Mi respuesta: No, no lo estoy siendo.

5) Tu dices: "Sin importar qué rama teológica manejemos, en este caso la apologética, si tu punto es teológico precisamente porque primero fue un punto bíblico bien simentado, ¿no debe ser la etimología del latín (plus, castellano, alemán, francés, inglés, etc) la que se siente sobre la hebrea, aramea y griega, y no al contrario?"

Mi respuesta: Absolutamente no, ya que la palabra en cuestión no proviene ni del hebreo, ni del arameo ni del griego. Proviene del latín, y por tanto debe ser analizado según sus propios méritos.

6) Tú dices: "¿Qué es lo que produce el milagro del cambio espiritual tanto en el asesino como en el ateo: un exhaustivo mecanismo pragmático o filosófico, o el poder de Dios expandido sin límite como secuela de una proclamación profunda de sus verdades?"

Mi respuesta: Esto que dices no viene al caso, pero obviamente es la primera de las dos.

7) Tú dices: "Tomando nuevamente tu ejemplo de los pasajes de Hechos, ¿entonces la Biblia ya no es plenaria y verbal como para que enfoquemos sólo una porción de su contenido, sin hilarlo con todo lo demás?"

Mi respuesta: Define "todo lo demás" (algún punto de ello, por lo menos), luego hablamos.

8) Tú dices: "Si Dios sólo "Es" y no "existe" (por definición del latin), ¿tendremos que iniciar un compendio dentro de nuestros manuales de Educación Cristiana acerca de la inexistencia de Dios?"

Mi respuesta: Que conste que no he sido yo el que ha aplicado a Dios la cualidad de "inexistencia", eso lo has introducido tú como un intento de apelación a las emociones. Te pido de favor que te limites únicamente a lo expresado por mí a la hora de responder a mis puntos.

Aparte, si los "compendios" escritos por hombres contienen falacias y puntos erróneos, sostendría que sí deberán ser reescritos . . . ¿no crees? ¿O acaso son infalibles por su antigüedad y nada más?

------------------------

Créeme que te agradezco compartir conmigo, y que vengas a retarme en amor, no estoy molesto en lo absoluto.

Con gozo en Su reposo, tu hermano y siervo,

A&R

Karel Golcher said...

Alex,

Mis preguntas suponen un amplio conocimiento de tu parte. Por eso no explico términos como "plenaria y verbal", cuando me refiero a la Biblia (según tu punto 7).

Pero realmente encontré una buena pista de tu verdadera posición cuando arguyes en el punto 6:

6) Tú dices: "¿Qué es lo que produce el milagro del cambio espiritual tanto en el asesino como en el ateo: un exhaustivo mecanismo pragmático o filosófico, o el poder de Dios expandido sin límite como secuela de una proclamación profunda de sus verdades?"

Mi respuesta: Esto que dices no viene al caso, pero obviamente es la primera de las dos.

Yo entiendo que la "primera de las dos" se refiere a esto: Un exhaustivo mecanismo pragmático y filosófico (es lo que produce el milagro del cambio espiritual tanto en el asesino como en el ateo).

Eso es suficiente de mi parte para disolver el debate -saludable, inteligente y amoroso. Pues ese es el punto medular de nuestra diferencia. En contraste, mi respuesta a tal pregunta se encuentra en el segundo punto, el cual puedes revisarlo al final de tu punto 6.

Como dice la sabiduría popular, "al pan, pan, y al vino, vino". Estoy convencido de que este tipo de debates era precisamente el tipo de asuntos que al apóstol Pablo le tocó afrontar con las iglesias de Corinto, Galacia y Éfeso, especialmente cuando aclaró que su fundamente era mucho más consistente que las filosofías antañas y de su época.

Alex, no pretendo ser carente de amor con mis acotaciones. Ni tampoco me he estado defendiendo de tus ponenecias. Así es la dialéctica. Simplemente, al igual que tú, comento lo que sé y aporto ideas que están conectadas con el ministerio que realizo para el Señor.

Sin embargo, te animo a poner en las manos de Dios cada cosa que escribes, aún incluso desde antes de sentarte a teclear, pues veo un enorme potencial en ti. Este es tu Blog y quizás querrás defenderlo a capa y espada. Pero al fin y al cabo no somos llamados a saberlo todo ni a prescindir de las procesos de otros.

Yo siempre oro para que personas como tú, sean elementos clave no sólo para la edificación de las masas dentro del cuerpo de Cristo, sino para la transformación sustancial del mundo que aún nos queda por alcanzar para Cristo.

Gracias por tus comentarios!

Bendiciones del Señor!

Alexander Rodríguez said...

Karel:

Me doy cuenta que me he equivocado terrible y vergonzosamente al decir "la primera de las dos", ya que lo que quise decir era mas bien la segunda, "el poder de Dios expandido sin límite como secuela de una proclamación profunda de sus verdades". Estoy de acuerdo con que ESTO es lo más importante.

Fue mi error solamente, reflejando mi descuido en el momento. Quizás hubiera sido más claro si en mi respuesta hubiera identificado claramente a lo que me refería, como lo he hecho acá arriba.

Si no te convence mi admisión, confío en que a lo largo de mis escritos (anteriores y posteriores) podrás constatar que el verdadero poder de Dios es la base y fundamento de mi sistema epistemológico y de cómo procuro defenderlo.

Pero en fin, fue mi error, el cual lamento mucho. Aunque lo has tomado como una afirmación de mi parte, de agradezco no haberlo tomado como un ataque contra mí, refleja que eres una persona de gracia.

Paz y gozo en Su reposo, tu hermano y siervo,

A&R

Karel Golcher said...

Alex,
Disculpa que no respondí con prontitud. He tenido mucho trabajo encima y no había podido visitar tu blog.

Me comentas que te equivocaste en responder inapropiadamente a una de mis preguntas. Pero me anima mucho saber que, entonces, pensamos parecido. Y aún si hubieras diferido en ese punto, lo hubiera recibido como algo provechoso, pues los asuntos de la vida cristiana son provechosos cuando se sustentan en la honestidad y en el amor.

Agradezco profundamente la oportunidad que nos brindas de plasmar nuestras ideas en tu blog.

¡Deséote lo mejor del Señor!

...Siguiendo la verdad en amor (Ef.4:15), tu amigo y hermano,

Karel