14.6.05

Por Qué Abandoné el Sistema Dispensacionalista

Alguien recientemente discutió conmigo acerca de visiones del fin. Dentro de mi respuesta, formulé una resumida crítica al sistema Dispensacionalista, y por qué no me parece válida.

Hace un tiempo, asumí la visión Dispensacionalista, no porque realmente la veía clara en las Escrituras, sino porque era la única que conocía. La abandoné por dos razones básicas.

a) Origen: El sistema Dispensacionalista fue formulado por John Nelson Darby alrededor del 1830. Antes de esta fecha, ningún Cristiano profesaba esta visión escatológica. El Sr. Darby admite que su visión tuvo como antecedente una "profecía" dada por una niña de 9 años, quien dijo que Dios tenía dos planes diferentes con dos personas diferentes y separadas por la eternidad, los Judíos y los Gentiles (lo cual, en mi opinión, no está sustentado por las Escrituras, según Gal 3:28 y Romanos 11, y muchos otros).

La visión fue popularizada por Scofield, cuya publicación de la Biblia fue la primera en la historia en incluir comentarios debajo de las páginas, y como los comentarios eran los que el Sr. Darby había escrito, desde ese tiempo varias generaciones han crecido con la noción de que esa es la única interpretación válida. Como ya dije, creo que la noción de que Dios tiene pactos diferentes con dos personas por separado va contra la descripción Bíblica del Nuevo Pacto, y también creo que el hecho de que esta visión sólo tiene unos 170 años de existencia justifica que esté bajo el más riguroso escrutinio.

b) Metodología: Este sistema está esencialmente basado en varias nociones hermenéuticas que me encuentro particularmente problemáticas e injustificadas, y por tanto, inválidas. Te explico tres de ellas:

1) La noción de cumplimientos múltiples de una profecía: Esta noción no tiene justificación Bíblica, pero es fundamental para poder sustentar una visión plenamente Futurista. Es la idea de que aunque una profecía haya tenido un cumplimiento total en el pasado (por ejemplo, la destrucción de Babilonia, etc.), queda la posibilidad de uno o varios cumplimientos secundarios en el futuro. El problema es que esto deja el campo totalmente abierto a la subjetividad y a la especulación. ¿Cuántas veces debe cumplirse una profecía para que se pueda decir que Dios fue fiel en cumplir su Palabra? Bíblicamente, sólo se demanda un cumplimiento. (Los Testigos de Jehová también usan esta noción como fundamento para muchas de sus doctrinas.)

2) El hiper-literalismo. Las voces del Dispensacionalismo se enorgullecen de que es la única visión que toma las Escrituras literalmente. Sin embargo, hay dos problemas con esta afirmación. El primero es que "literal" significa que uno interpreta tal y como el autor pretendió que se interpretara, sin añadir nociones pre-concebidas (eisogesis). Tomar algo "literalmente" quiere decir que si yo hablo en símbolos, el leyente entiende que estoy usando símbolos. A pesar de esto, el Dispensacionalista usa la palabra "literalmente" para significar que si, por ejemplo, en Apocalipsis (el libro más simbólico de la Biblia completa) en el capítulo 20 habla de "mil años", deben ser entendidos como 1,000 períodos de 365 días, a pesar de que la Biblia frecuentemente utiliza el número "mil" simbólicamente para querer decir "una cantidad innumerable". O sea que, el Dispensacionalista no reconoce la diferencia entre un enunciado simbólico y uno real, sino que según él, todo debe ser tomado de forma real o material.

El segundo problema es que el Dispensacionalista realmente se contradice al decir que toma las cosas literalmente, pues en realidad el mismo escoge qué partes tomar "literalmente" y qué no. Por ejemplo, no he encontrado a un sólo Dispensacionalista (o de cualquier otra visión) quien diga que Cristo es un animal que tiene siete cuernos y siete ojos (Apoc. 5:6). Naturalmente, todo el mundo entiende que es un símbolo de las cualidades de Cristo. Otro ejemplo: ¿Por qué el Dispensacionalista no toma "literalmente" a Apoc 1:1, que dice que la Revelación de Dios al apóstol Juan son "las cosas que deben suceder pronto", y en vez de esto entiende todo lo contrario, que son cosas que han de suceder dentro de mucho tiempo? ¿O qué tal Apoc 22:10: "No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.", por qué no se toma eso "literalmente", y por qué se entiende "el tiempo está muy lejos"? Es claro que la metodología de este sistema está basado en una selectividad inconsistente y arbitraria.

3) La idea de un "paréntesis" en la profecía de Daniel 9 (las setenta semanas). No tengo mucho tiempo para contemplar este aspecto con detalles, pero por ahora basta decir que el sistema Dispensacionalista necesita insertar un paréntesis indefinido de tiempo (ya van 2,000 años de ese paréntesis) entre la semana 69 y la 70, para que la profecía de las setenta semanas de años (70 X 7 = 490 años) se cumplan, y el Mesías reine. ¿Sale esta noción de algún texto Bíblico? Claro que no. Sin embargo, sin esta idea, el sistema Dispensacionalista se desplomaría.

Imagínense si yo le dijera a mi hijo "dentro de 4 días te llevaré a comer helados". Luego de un mes sin cumplir mi palabra, mi hijo viene y me pregunta "papá, ¿pero no me habías dicho que me llevarías a comer helados dentro de cuatro días?". Si yo le respondiera "ahh, pero es que entre el día tercero y el cuarto había un paréntesis indefinido de tiempo, aunque no te lo había dicho", estoy seguro de que mi hijo jamás volvería a confiar en mí. Simplemente mi palabra no valdría de nada. Lamentablemente, es exactamente lo que los Dispensacionalistas afirman que Dios ha hecho con la profecía de Daniel 9. Yo opino que Dios no opera así, si El dijo que serían 490 años, son 490 años, y no hay más nada que hablar.

A&R

3 comments:

Anonymous said...

Thanks for the article. In my Spanish church I just preached through Revelations. I don't know if they "bought" what I had to say because 99% of Hispanics are dispensationalists even if they can't articulate the doctrine. That's what they were taught and to them it's gospel truth. At a get together of the pastors of our association one dear brother began to exhort us to defend the purity of the gospel from non-dispensationalists. He was shocked when I repectfully told him that in fact I wasn't one. He had just assumed that Baptist = Dispensationalist.
Thanks for the article. Jonathan Whitesdie, Toronto, Canada.

Alexander Rodríguez said...

Hi Jonathan, thanks for commenting . . . I would love to talk more with you about these things. Hopefully you'll see this.

A&R

Anyelo said...

Hola estoy deacuerdo con todo lo que haz dicho, son razones fuertes por las cuales yo tampoco acepto y creo en el dispensacionalismo.

Dios te bendiga.