3.12.13

Mi respuesta a un cristiano sufriendo

Hace unos días, una persona a quien quiero mucho me escribió contándome de una situación muy dolorosa por la que está pasando, y que en gran manera se escapa de su control. En vez de escribirle consejos, le relaté algunas cosas que me pasaron por la cabeza.

Le conté que la otra noche estábamos viendo una película bella, titulada "Apostle Peter and the Last Supper" ("El Apóstol Pedro y la Última Cena," la recomiendo). Es básicamente el relato de un Pedro encarcelado, a días de su ejecución, sobre la vida y muerte de Cristo. En ella, el personaje de Pedro dice una línea que me impactó, algo así como: "Es un honor para mí sufrir por la causa de Cristo."


Es gracioso que la iglesia moderna ha tomado a Filipenses 4:13 de forma humanista, como que podemos hacer cualquier cosa porque Cristo nos capacita, cuando el significado del verso en contexto es precisamente que podemos perdurar cualquier dolor, cualquier circunstancia adversa, sin que nuestra fe se vea debilitada, ya que es el Señor mismo quien por gracia nos concede la fortaleza para no ser derribados.

Hace un par de sábados estuvimos en un concierto de Thanksgiving de la iglesia del Salvation Army, el cual estuvo bellísimo. Antes de uno de los temas, citaron este verso en Isaías 49, versos 15-16: «¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos."

Para terminar, le escribí:
"Yo sé que todo esto lo sabes y que, de nuevo, tu dolor y tus situaciones se escapan de mi comprensión limitada. No obstante, creo que las verdades espirituales de nuestro Señor Jesucristo no tienen fecha de vencimiento ni localización geográfica. Están para todos los que nos llamamos redimidos. Sólo he querido recordártelos para que queden sellados por encima de las heridas en tu corazón."
: : : : : : : : :

Si tú eres de los que ha estado sufriendo, y eres Cristiano, espero que estas palabras te sean de algún consuelo.

No comments: