28.12.06

Desde la Isla . . . Medio Perdido, Pero Aqui

He descuidado el blog un poco, y la razon es que me encuentro en Santo Domingo, Republica Dominicana. No solo estoy para festejar las fiestas junto a mi familia y amigos (porque se necesita un poco de eso, por supuesto), sino tambien experimentando con la idea de trabajar a distancia para clientes en los EEUU, pero con talento dominicano. En estos momentos me hallo en la fase final del primer comercial de una campana de cinco, para una compania de telecomunicaciones.

Si se pone uno a pensar en la hazana, seria imposible siquiera considerar hacer esto hace unos anos: La campana fue concebida entre dos companias en Tampa, Florida (donde trabajo), realizada entre Tampa y Santo Domingo, pero sera lanzada a la television unicamente en Ohio, EEUU. Verdaderamente la tecnologia (el internet, sobre todo) ha roto las limitaciones que existian hasta ahora.

Sin embargo, todo esto no ha sido completamente facil. No he podido conseguir tener acceso al internet 24 horas, que para mi hubiera sido utilisimo. De hecho, en estos momentos estoy en la oficina de una querida amiga, quien me "presta" su acceso. Ya dos veces he ido a la casa de mi hermano y amigo Fausto, y para sorpresa de todos su internet se ha caido... justo las dos veces. En otros dias de la semana pasada, la esposa de Fausto me acogio en su oficina, para tambien "prestarme" la conexion. Claro, hubiera podido ir a un cibercafe, pero nunca he estado seguro de la velocidad de conexion (porque varias veces me ha tocado subir archivos de mas de 100MB, y eso es solo el principio) y los asuntos de confidencialidad en lugares asi.

Si lo del internet es dificil, accesar a un telefono es aun peor. En casi todos los casos de personas con quien tengo confianza, o no tienen telefono (porque tienen celular), o tienen una cuenta con minutos limitados, y que ademas no permite llamadas a celulares.

Todo esto para concluir que he aprendido que, de hacer algo asi de nuevo, tendre que planear muchas mas cosas de antemano que las que he contemplado esta vez, lo cual pudiera hacerme el viaje mas caro a fin de cuentas, pero quizas con menos problemas. Por cierto, si alguien en Santo Domingo quisiera aportar con ideas que quizas no estoy tomando en cuenta ahora mismo, apreciaria mucho los consejos.

Y bueno, volviendo al blog... en momentos de receso aca he repasado las cartas Paulinas mas cortas: Efesios, Galatas, Filipenses y Colosenses (esta ultima generada por buenas conversaciones con Fausto). Siempre insisto que estas cartas no se deben leer de otra forma que de principio a fin. Extraer versos aqui y alla no hacen justicia a su contenido.

Tambien he re-leido a Hebreos, pero al ser una carta que he leido tantas veces, me di el lujo de leerlo desordenadamente y segun los topicos que me interesaban.

Leyendo este ultimo, se me despierta de nuevo el interes de escribir algo sobre el Nuevo Pacto, ese tesoro prometido a Israel y a Juda del cual los Gentiles somos completamente participes (Efesios 3:5-6). Usualmente me extrana como un Cristiano logra hablar de la salvacion sin ni siquiera mencionar el Nuevo Pacto, como si las dos fuesen diferenciables, o como si el Nuevo Pacto fuese un asunto simplemente menor e ignorable.

Sin embargo, viendo los sustentos textuales, observamos que la salvacion esta basada sobre la promesa del Nuevo Pacto. Es decir, si la promesa del Nuevo Pacto no hubiese existido, la oferta de salvacion seria improvisada y al vacio. Por supuesto, para un Dios omnipotente y soberano no es un problema hacer cosas improvisadas y al vacio. La cuestion mas bien es, cual ha sido su proceder mas tipico? Y, que dice Dios mismo en Su Palabra acerca de hacia donde parte nuestra salvacion? En cuanto a la historia de pactos, vemos que tipicamente, siempre se parte de un antecedente claro y expresado. En el caso de nuestra salvacion, el antecedente es el Nuevo Pacto prometido a Israel y a Juda.

Israel y Juda... ahi tenemos otra cuestion ignorada y hasta malentendida en estos asuntos. Muchos Cristianos (Dispensacionalistas en su mayoria) tienen la idea de que las promesas a la Iglesia son completamente diferentes a las de Israel. Es por esto que piensan que es completamente aceptable hablar de Israel como "otra gente" con "otras promesas", y a la vez piensan que es inaceptable siquiera mencionar a Israel cuando se habla sobre la Iglesia. (Por cierto, cuando digo "Israel", no me refiero a la nacion que vino a ser en el 1948, sino a la nacion que partio de Jacob por la promesa a Abraham... no me interesa dedicar mucho espacio para demostrar que estas son totalmente diferentes, pero lo hare si es necesario).

En fin, sirva este post como una pequena nota para que sepan que no estoy perdido, y enterarles de lo que tengo en mente hacer. Gracias a todos los que me han escrito diciendo que les he hecho falta... no estoy perdido. Paz a todos.

En reposo, siempre en reposo,

A&R

[Disculpenme la carencia de tildes, dieresis, y demas caracteres en este post; estoy usando un teclado que simplemente no me permite hacerlo facilmente.]

8.12.06

El Siglo Venidero, Indice y Video

Durante las últimas semanas, he publicado el estudio "El Presente Siglo Malo" por William Bell y traducida por este servidor, en ocho partes sucesivas. Acá ofrezco un índice a cada una de las partes:

El Presente Siglo Malo

Parte I
Parte II
Parte III
Parte IV
Parte V
Parte VI
Parte VII
Parte VIII

Como conclusión de este tema (y quizás como una introducción, especialmente para los que el escrito les lució complicado), les ofrezco este video de una charla de Mike Grace, del ministerio The Reign of Christ, en el que expone el tema de "La Era de la Iglesia es El Siglo Venidero", y además incluye otros tópicos paralelos. El video está traducido y subtitulado al castellano por su servidor.



El material que Mike expone es excelente... de hecho, en los pasados días no he podido sacar este tema de mi cabeza, principalmente porque estoy convencido de que esta es una de las razones que explican la parálisis de la que suele sufrir la Iglesia hoy día, tal como Mike lo explica al final.

Solemos buscar soluciones en la praxis, en la cultura, o en la tradición, pero hasta que no se define la identidad, creo que lo demás es importante, pero secundario. Como el pueblo de Dios históricamente ha pasado por cambios de identidad, es de suma importancia definir exactamente cuándo esos cambios sucedieron, y en cual fase nos encontramos hoy día.

Espero sean bendecidos, y que todo esto les ayude en sus estudios de la Palabra. En reposo siempre,

A&R

7.12.06

"El Presente Siglo Malo", parte VIII

¿Acaso no queda transparentemente claro que Hebreos está discutiendo el mismo tema que Mateo 24, la presencia, el siglo, y la caída del templo? ¿Acaso no se estaban congregando, aguardando atentamente su aparición, y tanto más mientras veían el día acercarse (Hebreos 9:28; 10:25)? ¿Acaso no era esto una advertencia de juicio sobre los enemigos? "Sabemos quién es el que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará su pueblo." (10:30)

¿Acaso no sería la venida del Señor pronto, sin tardanza? "Porque aun un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará." (10:37) ¿Y cuál era exactamente la "promesa" que la iglesia recibiría en esa "pronta" venida, y "dentro de poco tiempo"? ¿Acaso no se les prometió la entrada al Lugar Santísimo? ¿Era la entrada al Lugar Santísimo una bendición del "siglo presente", o del "siglo venidero"? De nuevo, repetimos, ¿está el templo aún en pie? Si no, ¿entonces cuándo fue que cayó?

Todos sabemos cuándo cayó, ¡en el año 70d.C.! La entrada al Lugar Santísimo es una bendición del "siglo venidero". La entrada fue abierta junto con la caída del templo. Por tanto, las bendiciones del "siglo venidero" fueron abiertas (recibidas) con la caída del templo, específicamente ¡LA VIDA ETERNA! Cuando los exegetas cesen de dividir a Mateo, y empiecen a "trazar bien" la Palabra en cuanto a la escatología Bíblica, la vida eterna será apreciada en Mateo en donde mismo se aprecia en Hebreos, en el año 70 d.C., con la caída del templo y del sistema Judío. De hecho, es aquí donde se observa a través de todas las Escrituras.



William Bell
www.allthingsfulfilled.com




[ Esta es la última porción del estudio "El Presente Siglo Malo" por William Bell. En el próximo post, colocaré un índice del estudio completo, además de un video subtitulado de una presentación por el ministerio The Reign of Christ (El Reinado de Cristo) sobre el mismo tema, el cual explica estos y otros puntos acerca de este interesante y fundamental tema. ]

6.12.06

"El Presente Siglo Malo", parte VII

Otra falacia en la negación de la vida eterna es que está unida a un retorno de Cristo alegadamente futuro. La vida eterna es usualmente equiparado con la entrada al cielo. Bien hermanos, analicémoslo desde su propio punto de vista. El Cristo resucitado entró a su oficio como Rey y Sacerdote en su ascención (Zacarías 6:13, Hechos 2:33-36, Hebreos 4:14). Pablo escribe, "La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que entra hasta dentro del velo; Donde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melchîsedec." (Hebreos 6:19-20)



Por tanto Jesús, en su ascención, entró al cielo, el "siglo venidero" donde hay vida eterna. Lo hizo como nuestro precursor (prodromos), que quiere decir aquel que avanza para explorar y preparar el camino, según Bagster, p.353. Anteriormente, Pablo había dicho que Jesús había estado trayendo "muchos hijos a la gloria" (2:10). La entrada a la Presencia tras el velo claramente era la esperanza de los Cristianos mientras Pablo escribía. Unos versos más abajo, en el verso 5, Pablo nos dice que los santos ya habían probado (experimentado) los poderes del "siglo venidero", o sea, la vida eterna, la entrada a la Presencia tras el velo. Este sabor prematuro claramente vino a través de las revelaciones y el ministerio del Espíritu (v 4).



En el capítulo 9:11-12, se dice que Cristo entró al mayor y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, que es el Lugar Santísimo. Los hermanos están todos de acuerdo con que este es el cielo. En el capítulo 10:19, se le exhorta a la iglesia que tengan confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús. Esta posibilidad no podía ser siquiera considerada bajo el antiguo pacto. El intentar hacer esto incurriría en la ira de Dios. Sólo el Sumo Sacerdote podía entrar, y sólo una vez al año (9:7).



Ahora bien, ¿cuándo entraría la iglesia al Santísimo? "Queriendo el Espíritu Santo dar a entender esto: que el camino al Lugar Santísimo aún no había sido revelado en tanto que el primer tabernáculo permaneciera en pie. Esto es un símbolo para el tiempo presente." (Hebreos 9:8,9). Pablo dice que la vía hacia el Santísimo no era revelado entre tanto que el primer tabernáculo, o el tabernáculo exterior (el templo) permaneciera en pie. Más aún, dice que el templo era un símbolo o señal del "tiempo presente". "Este tiempo" o "el tiempo presente" en las Escrituras es lo mismo que "este siglo" o "el presente siglo".



El templo (tabernáculo externo) era un símbolo que representaba aquella era (la era Judía), significando que mientras estuviera en pie, la vía hacia el Lugar Santísimo no sería revelada. ¿Está el templo en pie hoy día? ¿Cuándo fue que cayó el templo? ¿Acaso no une Mateo 24 la caída del templo, la parusía de Cristo y el fin del siglo (24:3,27)? ¿Acaso no ocurrió todo esto durante la generación del primer siglo (v. 34)?



[Continuará . . .]

5.12.06

"El Presente Siglo Malo", parte VI

Sexto, los futuristas afirman que "el siglo venidero" de las escrituras es igual al cielo [ o a una futura era milenial - AR]. Ellos comprenden que "este siglo" está en oposición y es antitético al "siglo venidero". Ellos reconocen que el "presente siglo" perdura hasta la venida de Cristo, que trae consigo la era de la eternidad. Ellos saben que la vida eterna es una bendición del "siglo venidero". Pero al mismo tiempo, niegan que Cristo haya venido. También niegan que ahora tengamos vida eterna. En la publicación Gospel Advocate, Mayo 1990, Robert Taylor Jr. vigorosamente negó que la vida eterna fuera una bendición presente del reino de Dios.



Una falacia básica en esta negación es negar que las bendiciones eternas puedan ser recibidas en esta vida. Si así fuera, entonces tampoco pudiéramos tener a Dios, a Cristo, a Su Palabra, o al Reino, ya que todos estos son eternos. El hecho de que podamos tener vida eterna no implica la imposibilidad de la apostasía, ¡como tampoco lo implica el hecho de que tengamos al Padre eterno (Salmo 90:2), al Hijo (Isaías 9:6), al Espíritu Santo (Hebreos 9:14), el Reino (Daniel 2:44), el pacto (Hebreos 13:20), o la Palabra (1 Pedro 1:25)!



W. Terry Varner groseramente sobre-enfatizó su caso cuando arguyó que las implicaciones del cumplimiento de Mateo 24:46 en el año 70 d.C. enseñaran la imposibilidad de la apostasía o de salvar al perdido. ¿Por qué no arguyen de la misma manera en referencia a un Dios, Salvador, o al pacto, siendo todos eternos? Si hay hombres fieles a un Dios eterno, ¿perderán su salvación? Si se vuelven contra un pacto eterno, ¿permanecerán en él? Ahora, pregúntese lo mismo con respecto a la vida eterna y la respuesta será obvia. Ambas condiciones de fidelidad y de infidelidad estan implicadas en el texto. Vea a Juan 3:36, 8:51, y 2 Juan vs. 9.



El hecho es que Varner, Taylor, Jackson, ni ningún otro tienen base alguna para afirmar a Mateo 25 hasta que exitosamente dividan a Mateo 24. Hasta el momento en que lo hagan, los dos capítulos forman una unidad indivisible, con un tema armonioso, la parusía de Cristo en conexión con la caída de Jerusalén en el año 70d.C.. [...]





[Continuará...]

4.12.06

"El Presente Siglo Malo", parte V

Quinto, un traslapo de eras se torna en una pesadilla exegética para aquellos quienes interpretan el "presente siglo" como la Era Cristiana. Jesús habló sobre la consumación de una Era, concurrentemente con la caída de Jersualén en el año 70 d.C.. "Y sentándose él en el monte de los Olivos, se llegaron á él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?" (Mateo 24:3). Esta Era estaba presente antes de la muerte de Cristo, y permaneció intacta hasta el año 70 d.C.. Finalizó junto con la venida de Cristo durante "esta generación" (la generación del primer siglo, Mateo 24:34). Era, por tanto, un "presente siglo" durante todo el ministerio de los apóstoles. Ciertamente, ellos no se confundieron con muchos diferentes "siglos presentes".



[Continuará...]

1.12.06

"El Presente Siglo Malo", parte IV

Cuarto, si el "presente siglo" es la dispensación evangélica, entonces los apóstoles no hablaron la sabiduría que correspondía con la era evangélica. "Empero hablamos sabiduría de Dios entre perfectos; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que se deshacen" (1 Corintios 2:6). Los apóstoles no sólo se rehusaron a hablar la sabiduría de "este siglo", sino que también, aparentemente, Dios otorgó la autoridad sobre la era evangélica a otros individuos, y no a los apóstoles.

¿Quiénes era los "príncipes" de "el presente siglo"? Pablo claramente los identifica como aquellos quienes en ignorancia crucificaron al Señor de gloria. Compare esto con las palabras de Pedro en Hechos. "Mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros príncipes." (Hechos 3:17; vea también el verso 14). Pedro dice que los que crucificaron al Señor de gloria son sus hermanos Judíos y sus príncipes. Son los Judíos. Los príncipes no son más que los sacerdotes, ancianos y el concilio Sanhedrín. ¿Acaso vino Cristo a liberar a los Judíos de la ley, sólo para luego crear una nueva era sujeta a los regidores - celosos de la ley - del siglo viejo? Quizás ahora podemos empezar a comprender por qué el Judaísmo era tan problemático dentro de la Iglesia. Dios cortó con la era Judía en la cruz sólo para coronar a los líderes Judíos quienes crucificaron a Cristo como regidores de la era evangélica.

¿Cómo puede un individuo creer que estos líderes Judíos, quienes crucificaron a Cristo, serían los regidores de la Era Cristiana? Aún estaban rigiendo la era durante el tiempo en que Pablo escribía, ya que él dice que "se deshacen". Supongo que se terminarían de deshacer cuando su era ya no existiera más, pues ya no tendrían una era sobre la cual regir. Si la era Judía terminó en la cruz, ¿por qué aún rigen sobre "el siglo presente"?

Aparentemente, existía un tremendo conflicto, ya que Pablo y la iglesia lucharon contra estos regidores. "Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los aires." (Efesios 6:12) El "presente siglo" es caracterizado como "malo" y "oscuro". Eso definitivamente no suena como la Era que Cristo vino a establecer. Tales son las consecuencias auto-contradictorias e innecesarias de hacer que el "siglo presente" sea igual a la Era Cristiana.


[Continuará...]