6.12.06

"El Presente Siglo Malo", parte VII

Otra falacia en la negación de la vida eterna es que está unida a un retorno de Cristo alegadamente futuro. La vida eterna es usualmente equiparado con la entrada al cielo. Bien hermanos, analicémoslo desde su propio punto de vista. El Cristo resucitado entró a su oficio como Rey y Sacerdote en su ascención (Zacarías 6:13, Hechos 2:33-36, Hebreos 4:14). Pablo escribe, "La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que entra hasta dentro del velo; Donde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melchîsedec." (Hebreos 6:19-20)



Por tanto Jesús, en su ascención, entró al cielo, el "siglo venidero" donde hay vida eterna. Lo hizo como nuestro precursor (prodromos), que quiere decir aquel que avanza para explorar y preparar el camino, según Bagster, p.353. Anteriormente, Pablo había dicho que Jesús había estado trayendo "muchos hijos a la gloria" (2:10). La entrada a la Presencia tras el velo claramente era la esperanza de los Cristianos mientras Pablo escribía. Unos versos más abajo, en el verso 5, Pablo nos dice que los santos ya habían probado (experimentado) los poderes del "siglo venidero", o sea, la vida eterna, la entrada a la Presencia tras el velo. Este sabor prematuro claramente vino a través de las revelaciones y el ministerio del Espíritu (v 4).



En el capítulo 9:11-12, se dice que Cristo entró al mayor y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, que es el Lugar Santísimo. Los hermanos están todos de acuerdo con que este es el cielo. En el capítulo 10:19, se le exhorta a la iglesia que tengan confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús. Esta posibilidad no podía ser siquiera considerada bajo el antiguo pacto. El intentar hacer esto incurriría en la ira de Dios. Sólo el Sumo Sacerdote podía entrar, y sólo una vez al año (9:7).



Ahora bien, ¿cuándo entraría la iglesia al Santísimo? "Queriendo el Espíritu Santo dar a entender esto: que el camino al Lugar Santísimo aún no había sido revelado en tanto que el primer tabernáculo permaneciera en pie. Esto es un símbolo para el tiempo presente." (Hebreos 9:8,9). Pablo dice que la vía hacia el Santísimo no era revelado entre tanto que el primer tabernáculo, o el tabernáculo exterior (el templo) permaneciera en pie. Más aún, dice que el templo era un símbolo o señal del "tiempo presente". "Este tiempo" o "el tiempo presente" en las Escrituras es lo mismo que "este siglo" o "el presente siglo".



El templo (tabernáculo externo) era un símbolo que representaba aquella era (la era Judía), significando que mientras estuviera en pie, la vía hacia el Lugar Santísimo no sería revelada. ¿Está el templo en pie hoy día? ¿Cuándo fue que cayó el templo? ¿Acaso no une Mateo 24 la caída del templo, la parusía de Cristo y el fin del siglo (24:3,27)? ¿Acaso no ocurrió todo esto durante la generación del primer siglo (v. 34)?



[Continuará . . .]

3 comments:

Anonymous said...

Yo se que todo esto es irrelevante para la presente discusión, pero sólo por curiosidad: Bell afirma que Pablo escribió´Hebreos, pregunta: ¿crees lo mismo?

Anonymous said...

Mi comentario general cuando termines el tema, necesito ver la conclusión para poder dar una opinión que pueda ser considerada validera. Si estoy de acuerdo con el hecho de que pensamos que la vida eterna o el reino de los cielos es algo futuro, yo estoy totalmente opuesto... pero me ahorro para el finall...
os quiero tio!

Alexander Rodríguez said...

Fausto, en cuanto a Hebreos, mi opinión sin demasiada base, influenciada por el Prof. Ron Nash, es que Hebreos fue escrito por Apolos.

Quien sea que lo haya escrito, no creo que fue Pablo.

Ok, mantente al tanto, ya está posteada la parte final, mañana viene el video.

Peace,

A&R